La Junta de Andalucía, a través de la Delegación territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, ha sacado a licitación el aprovechamiento forestal en varios montes de Utilidad Pública, con el objetivo de mejorar la regeneración de estos espacios. En total, la Junta saca a licitación 5 lotes de madera y biomasa cuyo anuncio se ha publicado en la Plataforma de Contratación de la Junta de Andalucía el pasado lunes 27 noviembre. El plazo de presentación de ofertas finalizará el próximo 20 de diciembre.

Los montes objeto de la licitación de claras y cortas de regeneración se encuentran situados en la comarcas de Los Vélez y las sierras de Los Filabres, concretamente en los términos municipales de Vélez Blanco, María y Gérgal. Los lotes suman un total de 1.188 hectáreas.

Según señala el delegado territorial de Medio Ambiente,”los trabajos irán encaminados, principalmente, a disminuir la densidad de repoblación para favorecer el desarrollo de los pies seleccionados y la aparición de un sotobosque controlado”. En la Sierra de los Filabres los pinos fueron plantados en la década de los 70 del pasado siglo y requieren claras periódicas de cierta intensidad para lograr una masas forestales más maduras que permita la evolución a un bosque mixto de pino y frondosas, contribuyendo así a la biodiversidad .

En la comarca de Los Vélez las masas son naturales, “lo que se persigue es seleccionar aquellos árboles de mejor porte y conseguir una regeneración natural que es un proceso clave en todo sistema de gestión forestal sostenible que permite la apertura de pequeños claros que serán colonizados por pinos”, ha dicho Martínez.

El contratista adquiere la propiedad de la madera a cambio de realizar las labores de apeo, desramado y desembosque de los fustes. Además, debe astillar o triturar los restos de ramas y puntales para paliar el riesgo de aparición de incendios forestales.

En los aprovechamientos de madera en pie, los fustes se destinan a tablero de partículas, salvo los que superan los 14 cm de diámetro en punta delgada que tienen en el aserradero como punto de destino. En cambio, en los aprovechamientos de biomasa el árbol completo es transformado en astillas, que posteriormente se utilizan como combustible de calderas. Cada lote se adjudicará de manera independiente.

Con estas actuaciones se logra un doble objetivo: de un lado mejorar el estado de las masas, haciéndolas más diversas y resistentes, a coste cero para la Administración, y de otro, proporcionar empleo a través de las empresas forestales creadas para aprovechar la madera y la biomasa de las masa forestales andaluzas.

Martínez ha subrayado que los aprovechamientos forestales son imprescindibles para una correcta gestión de los montes, y que “una adecuada gestión tiene en cuenta aspectos sociales, ambientales y económicos, garantizándose así el cuidado del monte además de prevenir incendios forestales y plagas, revirtiendo en el propio cuidado y mantenimiento del monte”.