A partir del domingo la cota de nieve bajará a los 500 metros de altitud en el Almazara.

Está previsto que a partir de la tarde noche del domingo se produzca una bajada brusca de las temperaturas en el interior de la provincia de Almería. Según informa el Observatorio Meteorológico y Astronómico de Albox a partir de este domingo, “debido a la formación y descolgamiento de una borrasca fría desde el norte peninsular, se espera un empeoramiento acusado dándose precipitaciones durante la tarde”. Está previsto que la cota de nieve descienda progresivamente desde los 800 metros a mediodía, hasta los 500 metros de altitud a final del día. Es por ello que se esperan precipitaciones en forma de nieve en cotas incluso inferiores a los 500 metros en horas nocturnas. Por tanto es muy probable que nieve en muchos puntos del Valle del Almanzora.

Esta situación de alta inestabilidad se puede extender hasta el próximo miércoles 22 de enero, de ahí, que la Diputación de Almería mantenga activo el protocolo invernal para el mantenimiento de la Red Provincial de Carreteras. Un total de 51 personas, las brigadas y maquinistas de Diputación, así como un posible refuerzo externo, estarán en alerta para responder a las incidencias que se puedan dar en alguno de los 1.200 kilómetros de carreteras, así como para limpiar y retirar la nieve para reducir al mínimo el tiempo en el que se produzcan cortes en las vías de la provincia que se vean afectadas por el temporal de nieve y lluvia en las próximas 48 horas.

Este dispositivo es el denominado, Plan de Vialidad Invernal 2019-20 que está en activo desde el 20 de diciembre hasta que el próximo mes de abril y en estos días permanece en especial alerta ante la posibilidad de precipitaciones en forma de nieve, especialmente en el interior de la provincia. 

Este Plan establece un protocolo de actuación y de comunicación en casos de emergencia que pudieran afectar a la circulación de los vehículos en la Red Provincial de Carreteras de la Diputación de Almería por causas como lluvias, hielo, nieve, accidentes o situaciones de graves daños en elementos funcionales de la vía. Liria ha recordado que gracias a los Planes y Protocolos de Emergencias se pueden resolver en tiempo record los problemas que se producen por lluvias o nieve: “En las últimas precipitaciones torrenciales fuimos capaces, en cuestión de horas, de resolver todas las incidencias en las Red Viaria Provincial”. 

Con este dispositivo se pretende garantizar la vialidad en condiciones de seguridad y fluidez en la red a la mayor brevedad posible, informando al mismo tiempo a los usuarios de posibles condicionantes a la circulación. Este protocolo da respuesta rápida y eficaz a las situaciones de riesgo en las carreteras que son de titularidad provincial, incluidas las producidas por causas meteorológicas adversas como hielo y nieve. De este modo, evitamos y minimizamos las molestias y afecciones a los vecinos de las zonas en las que se actúa.