Steve Aoki, el plato principal de la segunda jornada del Dreambeach

Steve Aoki y Don Diablo pusieron patas arriba el festival que en esta edición convocará a cerca de 200.000 espectadores

La segunda jornada del Dreambeach en las playas de Villaricos este pasado viernes volvió a superar todas las expectativas. Las altas temperaturas no fueron un impedimento para que al comenzar la tarde, bajo un sol arrollador, se subiera al escenario del U’rock Urban Stage el rapero Fernando Costa. Hizo su aparición  poco después del gran Foyone, artista al que muchos consideran el mesías del rap underground español.

Para el ibicenco los 40 grados de temperatura no fueron un impedimento para ofrecer un gran espectáculo que ofreció a los asistentes. Costa mantiene un idilio con su legión de seguidores que estallaron ante la confesión de amor que el rapero hizo al sur español. Tocó varias de las canciones de su último álbum Yipiyou, así como los clásicos que entonó con la inapreciable colaboración del público local.

Para sorpresa de todos, el artista Dollar subió al escenario para acompañarlo, finalizando el concierto con la interpretación de algunos de los temas que suelen ejecutar juntos, como ‘Pa que lo gocen’ y ‘Chacho’. 

 Ya pasada la madrugada, en el Mainstage Brugal, tuvo comienzo la actuación de Don Diablo, uno de los cabezas de cartel del día viernes que incendió a los miles de dreamers que han llegado desde todo el país. 

El holandés se encuentra en el top 7 de los mejores DJ’s del mundo de 2018, y por ello, a medida que se acercaba la hora, el recinto comenzó a llenarse, sin dejar de llegar gente en ningún momento, ya que tras él actuaba Steve Aoki. 

El estadounidense de origen japonés fue capaz de animar al público durante toda la actuación subiéndose a la mesa, saltando, y pidiendo continuamente ‘Everybody put your hands up’ y consiguiendo así tener a miles de personas con las manos arriba, en una especie de ritual interminable.

El DJ, que la revista DJ Magazine cataloga como el 11 mejor del mundo, no dejó indiferente a nadie, invitando a Don Diablo al escenario con él y animando durante gran parte del espectáculo el ambiente juntos.

Hizo diversos remix de canciones de artistas latinos, como Azukita de Daddy Yankee o Mi gente de J Balvin. Además, hizo un guiño a la Casa de Papel, la serie española con tanto éxito internacional, con un remix que mezcla ‘Bella Ciao` con la música eléctronica, y que por supuesto, todos los presentes conocían. 

Steve Aoki cumplió todas las expectativas, lanzando una tarta al público, como acostumbra a hacer en todas sus actuaciones, cerrando unas de las noches más esperadas de esta séptima edición del festival que un año más rondará los 200.000 asistentes.