A finales de la semana pasada, dentro del marco de la operación “Lunch”, la Guardia Civil ha detenido a J. F. F., de 18 años de edad, vecino de Cuevas del Almanzora, como presunto autor de un delito continuado de estafa.

La Guardia Civil inició la operación Lunch a finales del pasado mes de octubre, tras la denuncia presentada por una de las víctimas, en la que informa que algún desconocido habría realizado hasta un total de 15 operaciones diferentes con dos tarjetas de crédito, asociadas a una misma cuenta.

El autor de estas operaciones habría usado las dos tarjetas durante los meses de septiembre y octubre en diferentes comercios y páginas de apuestas online, ascendiendo el total de cargos a más de 1300€, pero se da la circunstancia que estos cargos no han sido realizados ni autorizados por la víctima, que en todo momento habría tenido las tarjetas en su poder.

Poco después viene a sumarse una nueva denuncia, en la que una segunda víctima informa que se han hecho tres cargos a su tarjeta por valor de más de 200€, los cuales no han sido autorizados por ella, y que, al igual que el primer caso, guarda la tarjeta en su poder.

Con estos datos, y tras consultar las diferentes compras realizadas con una de las tarjetas (dos televisores, un teléfono móvil de alta gama y mandos de consola), así como los cargos realizados, se logra averiguar la identidad del presunto autor de los hechos, con el que los agentes mantienen varias conversaciones en relación a estos.

Tras varias negativas a las preguntas planteadas por los agentes a esta persona, finalmente reconoce la autoría de los hechos, momento en el que J. F. F. es detenido por la Guardia Civil como presunto autor de un delito continuado de estafa.

Según se desprende de la investigación el ahora detenido, aprovechando la condición de trabajador en un establecimiento público dedicado a la hostelería en la localidad de Vera, habría hecho fotografías a varias tarjetas de clientes que pagaban con tarjetas de crédito, haciéndose con el nombre de las víctimas y los números de las mismas, obteniendo así los datos necesarios para realizar compras por internet sin necesidad de tener el soporte físico de la tarjeta.

Los agentes averiguan que esta misma actuación la habría llevado a cabo con otras dos personas más, logrando localizar a una de ellas, que hasta ese momento desconocía los hechos, que presentó la denuncia instantes después. De la misma forma se confirma que el establecimiento en el que trabajaba desconocía la actuación de J. F. F.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación de lo ocurrido para localizar a la cuarta víctima, no descartando que aumente el número de perjudicados en días sucesivos.

Las diligencias instruidas por Guardia Civil fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia de Vera.