La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha organizado hoy el segundo curso de formación en el uso de desfibriladores externos semiautomáticos y en la aplicación de las maniobras de reanimación cardiopulmonar, dirigido a profesionales de las delegaciones del Gobierno, Justicia, y Hacienda de la Junta de Andalucía en Almería. Este curso forma parte de un programa en el que se prevé la participación de más 200 funcionarios de la Administración Autónomica a lo largo de este año.

Una decena de profesionales del servicio de emergencias sanitarias 061 en Almería han entrenado a personal de estas delegaciones en cómo actuar como primer interviniente ante una situación en la que una persona sufra una parada cardiorespiratoria.

El delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, José María Martín, acompañado por la directora provincial del 061 en Almería, Itziar Vivar, ha asistido hoy al inicio de la sesión formativa, desarrollada en el edificio de la Junta de Andalucía en la calle Canónigo Molina Alonso, que alberga dependencias de diferentes delegaciones de la Junta.

José María Martín ha recordado que “el 061 viene trabajando activamente en nuestra provincia para formar al mayor número posible de personas en las maniobras básicas de reanimación y en el uso de desfibriladores, con un objetivo claro: salvar vidas, capacitando a la ciudadanía para actuar ante una situación de emergencia vital”.

El delegado ha señalado que “está demostrado que el inicio precoz de la maniobras de reanimación salva vidas, por lo que la rapidez es lo esencial y para ello es necesario también que las personas más cercanas a la posible víctima sepan qué hacer, que estén formadas”.

La Junta de Andalucía en Almería ha instalado nuevos desfibriladores en sus edificios de la Delegación del Gobierno en el Paseo de Almería, de la Delegación de Hacienda y Administración Pública, en la Calle Arapiles y de la Delegación de Justicia e Interior en calle Canónigo Molina Alonso. Junto a esta inversión y con el entrenamiento del personal de estas delegaciones territoriales , que los capacita para actuar de forma inmediata en caso de presenciar una parada cardiorrespiratoria, estos centros cumplen los requisitos para ser acreditados como ‘zonas cardioaseguradas’.

El salón de actos de la delegación territorial de Medio Ambiente ha acogido esta jornada eminentemente práctica, en el que los asistentes han adquirido los conocimientos necesarios para, en caso de presenciar una parada cardiaca, iniciar la cadena de supervivencia.

El objetivo de estas jornadas es que los asistentes aprendan, directamente de personal médico del 061, conocimientos básicos para abordar situaciones de emergencias ante eventos críticos en los que la vida de la persona afectada corre peligro. Para ello, los sanitarios que participan voluntariamente en estas actividades, han enseñado al grupo a usar un desfibrilador automático y a poner en marcha la cadena de supervivencia.

La necesidad de implantar desfibriladores en lugares públicos o privados con gran afluencia de población viene dada en que su utilización puede suponer una supervivencia de hasta un 30%. De las 30.000 muertes súbitas que se producen al año en España, “estaríamos hablando de poder salvar 7.500 vidas, pero una sola vida ya merecería la pena”, ha subrayado José María Martín.

Los aparatos que se han instalado en las delegaciones son sencillos, simples y van informando cómo actuar con total seguridad. Además, existe un registro de equipos instalados que permite en caso de emergencia, que el operador que atiende una llamada indique el más cercano de la persona que corre peligro.

Maniobras básicas de reanimación

La supervivencia de muchas de las víctimas de paradas cardiacas depende de que se apliquen las técnicas básicas de reanimación cardiopulmonar en los primeros 3 o 4 minutos, lo que puede aumentar las posibilidades de supervivencia.

Desde los centros coordinadores de urgencias y emergencias, ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, se anima y se explica a los alertantes cómo realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes.

Cadena de supervivencia

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental y, entre ellas, ocupa un lugar destacado la muerte súbita cardiaca que suele ocurrir, de manera mayoritaria, fuera del entorno hospitalario. Cada año, en España se producen en torno a 25.000 paradas cardiacas extrahospitalarias. Esta patología afecta a una población con una edad media en torno a los 60 años y, en muchos casos, es la primera manifestación de una enfermedad cardiaca silente hasta ese momento.

La correcta atención a la parada cardiorrespiratoria consiste en la aplicación precoz de una serie de acciones conocidas como cadena de supervivencia que incluye, por este orden, el reconocimiento de la situación y activación del sistema de emergencias sanitarias, el inicio inmediato de las maniobras de soporte vital básico, la desfibrilación eléctrica precoz y la rápida instauración de las técnicas de soporte vital avanzado.

Los equipos del 061 asisten cada año alrededor de 1.000 paradas cardiacas fuera de los hospitales en Andalucía. Estos episodios, que pueden sobrevenir en cualquier lugar con pequeños síntomas como el ahogo y la pérdida de conocimiento, están motivados generalmente por problemas de fribrilación ventricular y de taquicardia ventricular sin pulso, que impiden el bombeo de la sangre y la llegada de oxígeno a todo el cuerpo.

Los cinco minutos posteriores a una parada cardiorrespiratoria son claves para el afectado y por ello es fundamental que la persona que tiene el contacto inicial actúe de forma inmediata alertando a los equipos de emergencias sanitarias y aplicando entre tanto técnicas de reanimación básicas, como la ventilación boca a boca y el masaje cardiaco externo. La disponibilidad de un equipo de desfibrilación eléctrica precoz, que puede ser utilizado por personal ajeno a la profesión sanitaria con la realización de un curso básico de entrenamiento, añade el recurso más eficaz para restablecer el ritmo cardiaco viable y reducir al máximo el riesgo de muerte.

El curso inaugurado hoy forma parte de la estrategia de formación a la población que está llevando a cabo la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias en Andalucía, cuya finalidad es entrenar al mayor número de personas posibles en estas técnicas de reanimación que pueden salvar vidas. Los participantes han podido conocer de primera mano el funcionamiento de los servicios de emergencias 061, desde quiénes lo componen a cómo desarrollan su trabajo, y algunos de los recursos disponibles para la atención de las emergencias sanitarias en la provincia.

El 061 en Almería, que dirige Itziar Vivar, se encuentra ubicado en el Centro de Alta Resolución de Especialidades (CARE) Bola Azul y dispone de dos uvis móviles, situadas en este mismo centro y otra en el Hospital de Poniente, en El Ejido, además de un vehículo de apoyo logístico para emergencias colectivas.