Los establecimientos afectados por el COVID-19 se beneficiarán de medidas excepcionales con una reducción de la tasa del segundo trimestre de hasta el 100%.

El periodo de cobro en voluntaria del primer trimestre se retrasará hasta que finalice el estado de alarma

La situación provocada por la pandemia global que azota al mundo entero ha provocado que el Consorcio Almanzora Levante Vélez, en el marco de sus competencias, trabaje para poder contribuir a la reactivación económica en los municipios de las tres comarcas donde presta servicios.

El propio presidente de la Diputación, Javier Aureliano García a través de un decreto para la adopción de medidas urgentes y extraordinarias en materia tributaria, estableció retrasar el segundo periodo de pago correspondiente a los meses de abril, mayo y junio, hasta que finalice el estado de alarma, ampliando en un mes más el periodo voluntario de pago. Por tanto, el recibo del primer trimestre de 2020, cuyo inicio del periodo en voluntaria será a la finalización del estado de alarma, tendrá un plazo para realizar el pago de tres meses en lugar de los dos habituales.

En cuanto a los establecimientos afectados, se aplicará el epígrafe correspondiente a locales, naves y similares, cerradas y sin actividad, para el trimestre completo, aunque se haya producido ya la apertura del establecimiento, como una forma de apoyar al tejido empresarial de la zona de influencia del Consorcio. Además, se propondrán medidas adicionales de ampliación del periodo de pago, fraccionamientos, subvenciones para su aprobación en la próxima Junta General.

El presidente del organismo supramunicipal y alcalde de Olula del Río, Antonio Martínez Pascual, asegura que “desde el primer momento el Consorcio Almanzora Levante Vélez, está trabajando, en el marco de sus competencias, sus ordenanzas fiscales y la legalidad vigente con la intención de contribuir, en la medida de sus posibilidades con la reactivación económica de nuestros municipios. La situación es difícil y la labor de la recogida de residuos es esencial en el proceso de prevención de contagios del Covid-19. Se han incorporado los contenedores rojos para depositar el material que pudiera estar infectado y nuestro personal trabaja con todas las medidas de seguridad y protección necesarias, aún poniendo su salud en riesgo”.

Un contenedor Rojo para cada municipio en el que se pueden depositar residuos de Covid-19

Por ello, agrega Martínez Pascual, “desde aquí quiero hacer un gran reconocimiento a los trabajadores del Consorcio por el gran trabajo desarrollado en esta situación tan complicada, a los de la concesionaria que diariamente realizan la tarea de recogida y tratamiento de residuos en los municipios de las tres comarcas, cuyo esfuerzo y profesionalidad, han permitido mantener a nuestros pueblos en muy bajos niveles de contagio. Al igual que sanitarios, fuerzas de seguridad o transportistas, los trabajadores que se dedican a la recogida de residuos sólidos urbanos, hasta el momento han resultado claves en la baja incidencia del coronavirus en los 45 municipios consorciados”.