El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presidido hoy en Almería los actos centrales del Día de la Policía con la celebración de un homenaje a los caídos en acto de servicio, la imposición de condecoraciones al mérito policial y una formación dinámica de representantes de todas las unidades de la Policía Nacional.

Al acto también han asistido, entre otros, la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella Gómez; el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras; el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco; y el jefe superior de Policía de Andalucía Oriental, Jesús Redondo Sanz.

El ministro del Interior ha abierto su discurso ensalzando “la eficacia, la lealtad, la profesionalidad y la vocación de servicio de las mujeres y los hombres que integran la Policía Nacional”. Concretamente ha resaltado el compromiso del Cuerpo en la lucha contra la violencia de género y el difícil trabajo que desarrolla en la gestión de los flujos migratorios y contra las redes de trata de personas.

Grande-Marlaska ha recordado que el año que viene se cumplirá el 40 aniversario de la incorporación de las mujeres a la Policía, un “hito importante” para alcanzar una sociedad “moderna y realmente democrática”. También ha celebrado el acuerdo alcanzado por el Ministerio del Interior con los representantes sindicales para incrementar las retribuciones salariales de los hombres y mujeres de la Policía Nacional. “Era una reivindicación justa que ha sido escuchada y agradecemos a los representantes de los trabajadores implicados en el acuerdo su compromiso con el futuro de la institución policial”, ha dicho.

Por su parte, el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, se ha mostrado orgulloso de la institución que dirige y ha señalado que “ser policía es algo más que una profesión; es una forma de ser y una forma de sentir el compromiso con los ciudadanos y España”.

En este sentido, ha reivindicado el nombre de la Policía Nacional y ha agradecido el trabajo que realiza con “enorme calidad humana, con un nivel profesional muy cualificado y con una vocación de servicio público inquebrantable”.

 

Dos policías y un oficial han sido condecorados por arriesgar la vida en importantes operaciones policiales

Tres agentes de la Policía Nacional han sido condecorados por el ministro del Interior con la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Rojo. Los tres participaron de forma decidida y arriesgada en diferentes operaciones policiales.

El oficial José David Navarrete Solana y el policía Manuel Fernández Núñez sufrieron una brutal agresión por parte de algunos miembros de un clan dedicado al tráfico de estupefacientes. Aunque resultaron gravemente lesionados, la operación dio como resultado un total de más de 20 delincuentes detenidos pertenecientes al clan de “Los Alicantinos”.

Grande-Marlaska también ha condecorado al policía Jesús Fernández Molina, que resultó gravemente herido al poner en riesgo su vida para detener a un delincuente que había malherido a su compañero de servicio.

A estos reconocimientos se han sumado las dos menciones honoríficas concedidas a Doki y Xela, dos perros policías especialistas en explosivos y drogas, respectivamente, que han sido distinguidos por los servicios que han prestado en defensa de la seguridad ciudadana. Los dos perros se han llevado, además, el aplauso de los ciudadanos que han acompañado esta mañana a la Policía Nacional durante la celebración de su acto central.