La exposición puede visitarse hasta el próximo 3 de julio

El Patio de Luces de Diputación se vistió de gala para asistir a la inauguración de la exposición fotográfica ‘La Playa’, de Carlos Pérez Siquier. Se trata de una selección de imágenes, de las que un 90 por ciento de ellas nunca antes habían visto la luz, que muestran la particular visión de Pérez Siquier de un hecho tan cotidiano y cercano como pasar un día en la playa. La muestra se puede ver en este espacio expositivo de la Institución Provincial hasta el 3 de julio.

Cuerpos anónimos untados en crema que descansan sobre una toalla en la arena bajo el sol, líneas curvas de la anatomía humana que convergen en el horizonte con un mar desenfocado, detalles inadvertidos que adquieren protagonismo, o el impacto de la fuerza de unos colores intensos que contrastan con el entorno natural, son algunas de las sensaciones que evoca este repertorio de imágenes bajo el título de ‘La Playa’.

Esta compilación de instantáneas corresponde a la misma serie que protagoniza el libro de idéntico título, que se presentó el pasado abril y que, en ambos casos, se lleva a cabo gracias a la colaboración de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, a través del Centro Pérez Siquier, y la Diputación Provincial de Almería. 

 El presidente de Diputación, Javier A. García, ha destacado la importancia de esta muestra ya que, como ha señalado, “Pérez Siquier es de esos artistas que hacen que los almerienses nos sintamos más orgullosos de serlo. Revolucionó la fotografía moderna y captó el cambio social que la sociedad española empezó a experimentar en los años setenta y ochenta. Y nos sentimos tan orgullosos que ya ha recibido la Medalla de la Cultura de la provincia, además de otros reconocimientos como el Premio Nacional de Fotografía o la Medalla de Oro de Bellas Artes”.

El protagonista del evento, Carlos Pérez Siquier, advirtió que es un “hombre de imágenes y no de palabras”, aunque finalmente se extendió al pormenorizar la intrahistoria de la serie que se presentaba. Entre los años setenta y ochenta el turismo de los países del norte y del centro de Europa creció significativamente en la provincia, y fueron muchos los vuelos chárter que llegaban cargados de turistas de países como Dinamarca o Alemania para pasar sus vacaciones en las playas de la provincia. Entonces, ha relatado el autor, “vi que esa transformación del país a través del turismo tenía una importancia enorme desde el punto de vista de la imagen”.