El portavoz del Grupo Socialista en la Diputación Provincial, Juan Antonio Lorenzo, ha insistido esta mañana en la preocupante situación en la que se encuentra la entidad pública Galasa que “pierde 11.000 euros diarios, 330.000 euros al mes en agua” y ya acumula unas pérdidas de seis millones de euros “en los 18 meses que han transcurrido desde que se acordara en sesión plenaria celebrada en diciembre de 2016 la elaboración de un plan para evitar la desaparición de la empresa”.

En este tiempo, el PP “tan sólo ha sido capaz de sacar a licitación el 10% de la inversión prevista” que se situaba en torno a los 8 millones de euros, ha descrito Lorenzo. “Si estos números los estuviera arrojando una empresa privada, sus responsables estarían en la calle pero, parece ser, que al Gobierno del PP lo público no le duele”, ha criticado y ha añadido que “el retraso en el Área de Fomento nos está costando mucho dinero a todos los almerienses”.

Juan Antonio Lorenzo ha exigido al equipo de Gobierno del PP que reaccione y no permita por un segundo más que la empresa pública de Gestión de Aguas del Levante Almeriense, Galasa, “pierda más agua de la que factura”. Esta situación sucede desde hace años y, precisamente, tras un acuerdo plenario en diciembre de 2016 se adoptaron una serie de medidas –impulsadas desde el PSOE en la Diputación Provincial- para evitar la desaparición de la entidad pública sumida en cuantiosas pérdidas anuales.

Sin embargo, ha lamentado Lorenzo esta mañana en rueda de prensa, 18 meses después del mencionado acuerdo plenario que el presidente Gabriel Amat incumple por sistema, la situación es la misma: “Galasa pierde cuatro millones de euros en agua cada año, pierde en sus redes ocho hectómetros cúbicos del agua desalada que compra en la desaladora de Carboneras. Es decir, la empresa compra 15 hectómetros de agua, factura siete y pierde ocho” con lo que, insiste, “pierde más de lo que factura”.

Para evitar mayores pérdidas y subsanar la situación se acordaron una serie de medidas a adoptar hace 18 meses en un pleno que tuvo lugar en diciembre de 2016. Entre ellas, ha recordado Juan Antonio Lorenzo, se aprobó invertir 8 millones de euros en dos años -2017 y 2018- para acometer obras en la red y evitar las pérdidas de agua. Las actuaciones vendrían determinadas por una auditoría pero, sin embargo, “a día de hoy no sabemos dónde se pierde el agua, porque la auditoría no arrojó un resultado concreto”, ha reprochado al equipo de Gobierno del PP.

“La auditoría consta de una relación de redes por edades y no sabemos cuánta agua pierde cada pueblo” con lo que el estudio “no sirvió para nada”, ha considerado Lorenzo. Y de los 8 millones de euros previstos de inversión en la red Galasa “tan sólo se han licitado 900.000 euros, el 10%, en año y medio”; un dinero que, además, “se está invirtiendo sin saber dónde está el problema y cómo evitar las pérdidas de la empresa pública”.

En Galasa “no hay transparencia”

Otra de las cuestiones que se aprobaron por unanimidad en diciembre de 2016 fue, tal y como ha recordado Juan Antonio Lorenzo, la constitución de una Comisión de Seguimiento de Galasa. Sin embargo, este grupo “no se ha reunido nunca”, ha asegurado y ha indicado al presidente Amat que lo aprobado en pleno “se ha de cumplir”. Al no existir este órgano de control “no sabemos en qué línea se está trabajando, cómo están los proyectos o el orden de ejecución previsto”. “Esta es la manera en la que el PP entiende la transparencia; cree que sólo se circunscribe a las paredes del palacio provincial, pero no es así: Galasa es un órgano de Diputación”, le recuerda a Amat.

Asimismo, el portavoz socialista ha dado cuenta de una “acción sospechosa” por parte del equipo de Gobierno del PP como es el envío de un funcionario provincial “para analizar la situación económico y financiera de Galasa”. “Algo debe estar pasando en la empresa para que el PP haya decidido esto y, sobre todo, lo ha hecho sin contar con el Consejo de Administración de la entidad ni con ningún órgano de gestión de la misma”, ha criticado Juan Antonio Lorenzo.