La orden reguladora, recoge la obligación de emplear al 40% de los participantes. 

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo ha aprobado la orden reguladora para retomar la convocatoria de Formación Profesional para el Empleo con compromiso de contratación, unos cursos que contarán el próximo año con 20 millones de euros y que garantizan la contratación del 40% de los participantes desempleados que hayan sido considerados “aptos” al finalizar las acciones formativas.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la orden con las bases reguladoras de una convocatoria que está previsto que se publique en el mes de febrero, y que aún se regirá bajo el sistema de concesión de subvenciones, mientras se pone en marcha un nuevo sistema de gestión de licitación pública en las acciones de Formación Profesional para el Empleo, una fórmula que ya se está empleando con carácter de experiencia piloto.

El texto de la orden reguladora recoge que este programa tiene como objeto “facilitar a las personas trabajadoras desempleadas una formación ajustada a las necesidades del mercado de trabajo y que, a la vez que atiende a los requerimientos de competitividad de las empresas, satisfaga sus aspiraciones de promoción profesional y desarrollo personal, capacitándolas para el desempeño cualificado de las distintas ocupaciones y, al mismo tiempo, mejore su empleabilidad”.

Igualmente, la orden establece que este programa tiene una doble perspectiva. Por un lado, la cualificación de las personas trabajadoras desempleadas en función de los requerimientos del mercado y, de otro, su contratación mediante el compromiso que asumen las entidades beneficiarias, que deberá respetar el equilibrio entre mujeres y hombres.

La orden reguladora establece el régimen de concurrencia competitiva para optar a estas subvenciones, y fija que podrán optar a estas ayudas empresas o entidades que adquieran el compromiso de contratación al finalizar la acción formativa de, al menos, un 40%, considerándose también cumplido este requisito si se incorpora al alumnado como socio trabajador en cooperativas o sociedades laborales siempre que se les dé de alta como trabajadores por cuenta ajena.

También pueden optar a estas subvenciones empresas o entidades de formación acreditadas en los registros públicos, que podrán asumir el compromiso de contratación directamente o a través de la suscripción de acuerdos o convenios con sociedades que vayan a realizar las contrataciones.

Gastos subvencionables

Las subvenciones cubren hasta el 100% de los gastos, entre los que se encuentran las retribuciones del personal docente o que desarrolla apoyo técnico; gastos de equipos didácticos y plataformas tecnológicas; alquiler o arrendamiento; seguros de accidentes y responsabilidad civil; publicidad y difusión de los programas formativos; costes de evaluación de la calidad de la formación; costes de los informes de auditoría; costes de personal especializado en atención a personas que sufren algún tipo de discapacidad, y otros gastos asociados a la ejecución de la acción formativa como telefonía, luz, calefacción, conexiones telemáticas, etc.

Entre los criterios de valoración de las solicitudes, se han fijado como prioritarios la contratación indefinida frente a la temporal, el mantenimiento del empleo comprometido y el cumplimiento de la normativa de seguridad laboral y prevención de riesgos laborales.

Por último, se establece que cada programa formativo podrá constar de una sola acción, varias ediciones de la misma acción o varias acciones concatenadas de igual o distinta familia profesional. Los cursos podrán ser conducentes a certificados de profesionalidad, de módulos integrantes de especialidades conducentes a certificados o incluso de especialidades que no estén ligadas a certificados, y la oferta deberá corresponderse con las especialidades incluidas en el Fichero Andaluz de Especialidades Formativas.

Binomio Formación Empleo

En paralelo a a la publicación de esta orden, la Secretaría General de Ordenación de la Formación, a través de la Dirección General de Formación para el Empleo, y el Servicio Andaluz de Empleo, a través de la Dirección General de Intermediación y Orientación Laboral, están trabajando en la elaboración de un estudio destinado a conocer de forma directa las prioridades y las necesidades formativas de las empresas representativas de cada sector. Este trabajo complementa al que se está realizando en las delegaciones territoriales a través de las Mesas Sectoriales del Binomio Empleo–Formación.

El estudio servirá de base para contribuir al diseño de la programación formativa del próximo año y conocer la voluntad de participación de las empresas en las convocatorias que se oferten. Igualmente, la red de agentes de empresa del SAE va a llevar a cabo un trabajo de campo dirigido a más de 2.500 empresas en toda Andalucía para dar a conocer las distintas convocatorias de FP para el Empleo.