Carazo lamenta el fracaso de la política urbanística “anterior”

La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha anunciado hoy ante el Pleno del Parlamento andaluz la puesta en marcha de medidas urgentes para simplificar y agilizar los procedimientos y trámites urbanísticos, al mismo tiempo que ya se trabaja en la nueva Ley del Suelo. Esta norma perseguirá también facilitar la tramitación urbanística y la inversión, generando empleo en la comunidad bajo los criterios de sostenibilidad ambiental, económica y social.

En su comparecencia ante la Cámara autonómica, Carazo ha destacado que “la actual ley de ordenación urbanística es un texto complejo, farragoso y poco operativo que no resuelve los problemas del urbanismo andaluz”. “La consecuencia es que, a día de hoy, hay en torno a 300 Planes Generales de Ordenación Urbana atascados y que, de media, los nuevos documentos de planeamiento tardan en salir adelante casi ocho años, con algunos casos llamativos como el PGOU de Macharaviaya, un municipio malagueño de apenas 440 habitantes, que acaba de ser aprobado tras 18 años de calvario”.

La consejera ha destacado que el anterior Gobierno fue incapaz de aprobar una Ley del Suelo mientras que “esta nueva Consejería ya en sus primeras semanas se ha puesto a trabajar en ello, para atender la demanda de ciudadanos, ayuntamientos y empresarios ante el fracaso de la política urbanística”. “Es un mandato del nuevo Gobierno”, ha remarcado. 

El nuevo Gobierno ha instado a implementar los cambios necesarios para facilitar los trámites a los ayuntamientos. Para ello, y en paralelo a la elaboración de una nueva Ley del Suelo de Andalucía, se van a activar medidas urgentes que palíen la situación actual. 

Así, ha destacado la consejera, se aprobará una instrucción que defina con claridad qué documentación tienen que presentar los consistorios para llevar a cabo una modificación urbanística y a la que se podrá acceder a través de la web de la Consejería. También se fijará un modelo de informe-tipo que facilite y agilice el trabajo de los técnicos y juristas de las delegaciones territoriales y que evite la dispersión actual. “El objetivo de estas medidas -ha destacado Marifrán Carazo- es evidente: facilitar el trabajo de todos los que intervienen en el proceso de los trámites urbanísticos y agilizar su aprobación”.

En paralelo,ha señalado la consejera, se va a trabajar en dotar de mayor autonomía a los ayuntamientos en materia de Urbanismo y se van a adecuar los instrumentos de planeamiento general al tamaño y dinámica de cada tipo de municipio. Con la colaboración de las diputaciones, se trabajará “para establecer procedimientos de gestión más sencillos y menos complejos para resolver el problema de la ejecución de los planes urbanísticos de los pequeños municipios”.

En su comparecencia, Marifrán Carazo ha mostrado su preocupación por los problemas que genera la existencia de edificaciones en suelo no urbanizable, para las que ha anunciado medidas paliativas para dar soluciones a estas edificaciones pensando en sus usuarios, en las condiciones de salubridad y seguridad de dichas edificaciones, y en el medio ambiente: “Vamos a permitir el acceso de esos propietarios al régimen de asimilado al Fuera de Ordenación (AFO), permitiendo el acceso, siempre que cumplan todas las garantías legales, al Registro de la Propiedad y a los servicios mínimos, y adoptando las medidas correctoras precisas para minimizar el impacto ambiental de esas actuaciones”.