Un conjunto escultórico con su busto, obra del escultor almazorí, Luis Ramos.

Este viernes se inaugurará en La Alfaquía un conjunto escultórico con su busto, obra del escultor almazorí, Luis Ramos

Justo el día que Ginés Parra hubiera cumplido 124 años, el pueblo que le vio nacer, le rendirá un merecido homenaje. Este viernes 24 de enero, Zurgena inaugurará una escultura que servirá de reconocimiento para uno de los artistas almerienses de mayor prestigio y relevancia internacional. 

La obra formará parte de un proyecto más amplio, será la primera de muchas esculturas que llenarán las calles de la provincia de Almería en una iniciativa con la Diputación provincial para el embellecimiento y el fomento de la cultura almeriense.

La obra homenaje a Ginés Parra, es un trabajo de otro artista almazorí, Luís Ramos “lo que empezó en unos contactos con el Ayuntamiento de Zurgena para honrar la memoria de su artista más prestigioso, se convirtió en algo mucho más ambicioso con el apoyo del área de Cultura de la institución provincial para llevar a cabo este proyecto de escultura contemporánea en la calle y la empresa Cosentino que ha donado los materiales” explica Ramos a los micrófonos de La Comarca noticias.

Este viernes a las doce y media, en la Alfoquía de Zurgena, se presentará el conjunto escultórico formado por medio cuerpo del artista en mármol blanco Macael en el que se contempla al pintor observando el horizonte dispuesto a dar la próxima pincelada. Colocado sobre una escultura base de travertino nazarí, y en frente, una pirámide del mismo mármol blanco. Todo sobre un rectángulo pavimentado del mismo material de la base de travertino. “Con la mirada hacia el frente, la pirámide en el fondo y una leve sonrisa en los labios, el pintor se dispone a elegir el próximo color que ha creado en su paleta para plasmarlo en el lienzo” añade el autor del conjunto escultórico.

Ginés Parra, cuyo verdadero nombre era José Antonio Ramón Parra Menchón, fue uno de los pintores almerienses más importantes del siglo XX. Toda una vida de exilio, de drama y de altibajos. De familia humilde logró el reconocimiento de la élite intelectual y artística de su tiempo. Formó parte de la exclusiva Escuela de París.

Vivió en Argentina, Arizona, Los Ángeles, Nueva York, o París, donde su fama se asienta y se distingue como miembro de la Nueva Escuela de París. Amigo de otros pintores como Pablo Picasso, Julio González o Manuel Ángeles Ortiz.

Participó en la Guerra Civil, en el bando republicano. Fue apresado y logró la libertad gracias a la intercesión de Francisco Cossío. 

Su obra es figurativa y sencilla, pero bajo esa simplicidad subyace una gran fuerza creadora.