Los parlamentarios Sara Riego y Manu Pineda han informado en un comunicado de que “vuelven a llevar este caso” a Bruselas.

Después de la apertura del sumario donde se ha podido visionar el video de las cámaras de seguridad del Centro de Menores “Tierras de Oria” durante la “aplicación” de un protocolo de contención por parte de la seguridad del Centro, Izquierda Unida a través de los diputados Sira Rego y Manu Pineda han solicitado a la Comisión Europea que elabore, en colaboración con la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE, un protocolo riguroso para evitar que se repitan muertes como la del joven marroquí Iliass Tahiri el pasado 1 julio del en el Centro de Menores mencionado.

En el video al que ha tenido acceso La Comarca Noticias, puede observarse como hasta seis trabajadores del personal de seguridad se abalanzan sobre el joven hispano marroquí de 18 años, sin que pueda verse en ningún momento que Ilias Tahiri mostrara resistencia, algo que contradice la versión oficial.

El caso de Iliass Tahiri se archivó en enero de este año tras una investigación, al considerarse lo sucedido como una “muerte violenta accidental”. Sin embargo, las imágenes publicadas dejan entrever que el brutal protocolo de contención aplicado al joven pudo ser clave en su fallecimiento. Según el informe del forense – reflejado en la carta de Rego y Pineda – el cuerpo sin vida de Iliass Tahiri presentaba un “gran edema agudo de pulmón, congestión y numerosas esquimosis de Tardieu [manchas asociadas a la sofocación, la asfixia y la anoxia]”.

“Estas prácticas, a todas luces incompatibles con los artículos 3 y 4 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales sobre el respeto a la integridad y la prohibición de la tortura y otros tratos inhumanos o degradantes, hacen evidente la necesidad de actuación por parte de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (FRA)”, señalan los eurodiputados, que piden a su director, Michael O’Flaherty, “la elaboración de un estudio para dilucidar hasta qué punto se dan estas prácticas en otros Estados miembros y proponer recomendaciones para su erradicación urgente”.

Rego y Pineda relatan otros casos de denuncias y abusos en centros similares en varios países de la UE e instan al comisario de Justicia, Didier Reynders, a aplicar “una serie de recomendaciones concretas que acaben reflejadas en una legislación europea garantista” que impida que hechos como este vuelvan a repetirse.

Rego denunció el caso Tahiri en una pregunta parlamentaria a la Comisión en septiembre del año pasado, cuando se conoció la muerte del joven marroquí. En su respuesta, Reynders descargaba la responsabilidad de la gestión de los centros de menores y, en general de todos los centros de detención, en los Estados miembros.

También aseguraba que “las condiciones penitenciarias son atentamente supervisadas por el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT), fundado por el Consejo de Europa”.