La Junta de Andalucía y el Ministerio de Fomento han acordado mantener su colaboración en el marco del plan estatal de vivienda que ha sido recientemente prorrogado por el Gobierno central con el objetivo de garantizar así la financiación y sostenimiento de las ayudas y actuaciones previstas en Andalucía para apoyar a la ciudadanía en el acceso a una vivienda y en la ejecución de obras de rehabilitación.

La secretaria general de Vivienda de la Junta, Catalina Madueño, ha firmado hoy con el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, el convenio de colaboración para ejecutar dicha prórroga del plan estatal que supondrá una financiación global para este año 59,2 millones, a los que se sumarán una aportación adicional de 17,7 millones con recursos autonómicos.
Este convenio supondrá el sostenimiento de las ayudas para el alquiler de la vivienda, que cuentan con un importe este año que alcanza los 15 millones de euros, así como el respaldo a las actuaciones de fomento del parque público de vivienda en alquiler, con ayudas que ascienden a 14,2 millones, de los que 10 millones serán aportados por le Estado y los 4,2 restantes por las arcas autonómicas.

Además, el acuerdo establece intervenciones para el fomento de la rehabilitación edificatoria con una inversión de 20,4 millones, cuantía en la que se incluyen 6 millones complementarios asignados por el Estado. Por último, también se contemplan actuaciones en el marco de las áreas de regeneración y renovación urbanas (ARRU), con una dotación total de 27,3 millones, de los que 17,7 millones son aportados por la Administración autonómica mientras que el resto los asume el Ministerio, que además ha incluido una inversión adicional de 7,5 millones para este año en este programa.

La secretaria general de Vivienda de la Junta ha puesto de relieve que esta colaboración garantiza los recursos para las convocatorias de ayudas abiertas hasta el próximo 7 de agosto para el alquiler y la rehabilitación de edificios, subvenciones que tienen una cuantía global de 29,5 millones y que van destinadas a familias con ingresos limitados o en especial situación de vulnerabilidad . En concreto, 15 millones van destinados a dar cobertura a las ayudas de alquiler de viviendas y los 14,5 restantes a subvenciones para acometer obras de rehabilitación relacionadas con la accesibilidad, eficiencia energética o mejora de las zonas comunes y las condiciones de habitabilidad de los edificios.