El municipio de Adra sufre dos olas de calor en un mismo día. La temperatura es alta, muy alta en la playa, en los bares, y en las cocinas. El ambiente no ayuda, más bien todo lo contrario. Las actuaciones en el escenario Agústico culminaban con el ciclo Entrevistarte en esta ocasión el periodista Chally Alcaráz tuvo un mano a mano con Fernando Madina (Reincidentes) quien no rehuyó a ninguna pregunta.

Se baja el telón en el acústico y se enchufan las guitarras en el escenario mayor. Primera sorpresa, aparecen Las Sexpeares, el trío de Barakaldo que a las 17,20 presentaba temas de su nuevo disco “Me voy de casa”. Belén, Kinki y Aitor, ganadores del concurso de bandas del Juergas rock no dejarían pasar la oportunidad de lucirse en el escenario grande. Belén encargada de la guitarra y voz del trío se queja, “ somos del norte y esto es el puto infierno. Volvemos a Baraka”. Un reconocimiento para los músicos y el público, que aguantaba una sensación térmica arriba de los 40º. Inmediatamente después suben los Parabellum, y aunque la madre del guitarra Pedro de la Osa es de Adra, el vasco no se hace cargo; “la nieve se nos derritió en el caminó” dijo en un guiño de complicidad con el público. Así transcurría la tarde, esquivando bolas de fuego y a puro rock and roll, que solo se dio un respiro cuando la mítica banda The Skatalites deleitó a los presentes con su reggae original, made in Jamaica..

Después de las once de la noche, otros vascos se hacen cargo del ataque y el recinto del Juergas Rock Festival, de verdad se parece a “ese puto infierno” del que hablaba Belén. Gatillazo mete un himno tras otro y la peña los lleva en volandas. Según los organizadores del festival, el Juergas no se entiende sin la actuación del grupo liderado por el gran Evaristo Páramos que ha actuado en las seis ediciones del festival. Juegan con ventaja porque son locales absolutos ante el público que asiste a esta gran misa inaugural. Son creyentes. Creen que se puede vivir de otra manera, lo que ellos piensan lo dicen estas bandas de punk rock y este jueves su máximo sacerdote oficiaba la misa.

Juantxo Skalari, Kaótiko, Boikot y Gomad & Monster, jugaban con la presión de mantener una hoguera tocha, y vaya si lo consiguieron. Boicot como Gatillazo son marca registrada y los madrileños se sumaron con un juego muy ofensivo a eso de las tres de la mañana, en esta interminable llamarada.

Para hoy viernes las entradas tendrán un precio de 30 euros y se contará, en el mismo escenario, con la presencia de dos de los cabezas de cartel, Loquillo y los norteamericanos Bad Religion, además de O’Funk’Illo, Green Valley, Hamlet, Poncho K, Zoo y Lendakaris.

Mañana sábado 4 de agosto, será cuando pasen por el Juergas dos de los nombres propios del momento, cada uno en su género: Rozalén y La Raíz. También actuarán en el escenario principal Juanito Makandé, Narco, Los De Marras, Soziedad Alkohólika, Trashtucada y Segismundo Toxicómano.