Aránzazu Martín, visitó a los trabajos selvícolas y aprovechamientos forestales 

La delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Aránzazu Martín, ha realizado una visita a los trabajos selvícolas y aprovechamientos forestales en la Sierra de los Filabres, cuya actuación está contemplada en el Programa del año 1 del Plan de Gestión de la Sierra de Los Filabres (PGI Filabres). Se trata de tratamientos selvícolas mecanizados que se ejecutan en tres rodales (lotes) del monte Público de la Junta de Andalucía “El Conde” AL-11024-JA. 

Los trabajos visitados por la delegada tienen como objetivo la realización de claras para reducir espesura y competencia en la masa forestal, además de sanear daños provocados por viento y nieve sobre la masa forestal acaecidos en el 2016. La gestión de los productos resultantes, madera y biomasa se suministran al aserradero de Fiñana (empresa participada por la Junta de Andalucía) y a plantas de biomasa del territorio. 

Tal y como señala la delegada territorial “gracias a la mecanización y la valorización de esta materia prima, los tratamientos selvícolas son autofinanciados, es decir, no es necesario realizar inversión inicial pública para su ejecución”. Se ha estimado una producción de 4.750 Toneladas de madera para sierra. 

El coste de ejecución de un tratamiento selvícola convencional necesita una inversión inicial que oscila entre 4.000 y 6.000 euros por hectárea. En este caso, mediante la mecanización de los trabajos se pueden realizar los tratamientos por el valor del aprovechamiento obtenido. El coste por hectárea es 1.500 euros, y se puede sufragar por el valor de los productos comercializados. Según la elección del método de trabajo mecanizable o manual, provoca un abaratamiento de costes de producción de 3.500 euros/ha. La superficie que engloban estos trabajos es de 300 hectáreas y su coste independientemente del aprovechamiento maderero se aproximaría a 450.000 euros. La valorización de los productos obtenidos alcanza un importe equivalente. “La inversión realizada es cero, y si se generase beneficio se reintegraría al monte en mejoras”, ha subrayado la delegada territorial .

Reforestación y empleo 

Aránzazu Martín ha subrayado que “todo ello redunda en que la posibilidad de inversión pública destinada a labores culturales de las masas forestal en declive se pueda destinar en aquellas masas que no es posible su mecanización”. Los trabajos de claras no mecanizable requieren de una importante cantidad de mano de obra, e inducen la consiguiente creación de puestos de trabajo en las zonas de actuación. 

La delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, ha recordado, tal y como señaló la consejera recientemente en el Parlamento Andaluz,  “el esfuerzo inversor que va a llevar a cabo la Junta de Andalucía  en materia de política forestal” al dar luz verde a nuevas órdenes con actuaciones y ayudas por valor de 146 millones de euros, y a la adecuación del Plan Forestal Andaluz. Martín ha apuntado que se trata de algo muy importante para el entorno rural y las empresas especializadas en esta materia para las que se abren “nuevas posibilidades de actividad económica y empleo hasta el momento inexistentes”. Y ha incidido en la necesidad de “hacer compatible la protección de nuestro medio ambiente con la enorme rentabilidad social que tienen nuestros montes para el desarrollo de pueblos rurales de Andalucía, con lo que se contribuirá a revitalizar nuestro medio rural y evitar el despoblamiento en algunos territorios”.

La actuación que se lleva a cabo en la Sierra de los Filabres se realiza con maquinaria forestal específica y todas las tareas son mecanizadas. El plazo de ejecución es de 5 meses y hay contratadas 3 empresas forestales (2 de ellas del ámbito geográfico PGI). Actualmente en el terreno hay 7 maquinistas y 2 encargados de la Agencia en labores de control de ejecución y retirada de productos. La maquinaria operantes son procesadoras forestales, autocargadores, skidders y camiones de transporte.