Los furtivos son un vecino de Albox y otro de Macael, a quienes se acusa también de tenencia ilícita de armas

En una reciente actuación, agentes de la Guardia Civil de Almería, detienen a J. O. F., de 29 años, vecino de Albox y a J. E. P., de 47 años, vecino de Macael, por delito relativo a la protección de la flota y fauna (furtivismo) y tenencia ilícita de armas.  

Los agentes inician su actuación cuando tras avistar en varias ocasiones un vehículo todo terreno recorriendo pistas forestales en el Paraje Belluga (Serón – Almería), que realiza desplazamientos no permitidos en lo establecido en el R. D. 463/20 por el que se establece el estado de alarma por la crisis sanitaria del COVID 19, consiguen finalmente identificar a sus ocupantes.

Los agentes observan como los ocupantes del vehículo visten ropa de la utilizada normalmente para cazar y que transportan un perro de caza, por lo que realizan una inspección del vehículo.

En esta inspección comprueban como el perro carece de ningún tipo de documentación y que en la parte trasera, portan una mochila con machetes, hachas y en el interior de una bolsa de plástico con restos de sangre reciente otra bolsa en la que localizan el hocico de un jabalí con la dentadura superior e inferior. 

De igual modo, oculto en un compartimento del asiento trasero, encuentran un rifle con mira telescópica y culata plegable, municionado y preparado para disparar con un cartucho sólo permitido en actividades de tiro deportivo.

Como resultado de estas actuaciones, los agentes de la Guardia Civil de Almería detienen a J. O. F., de 29 años, vecino de Albox y a J. E. P., de 47 años, vecino de Macael (Almería), por delito relativo a la protección de la flota y fauna (furtivismo) y tenencia ilícita de armas.  . 

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con el detenido, han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción único de Purchena.