A inicios del presente mes, agentes de la Guardia Civil de Almería, han llevado a cabo la detención de R. H., de 31 años de edad, con domicilio actual en la localidad de Lorca (Murcia), como presunto autor de tres delitos diferentes de estafa.

La Guardia Civil inició la investigación de los hechos tras las denuncias presentadas durante los meses de abril y mayo, por 3 personas en dependencias de la Guardia Civil, en las que coincide un mismo modus operandi.

Según ponen en conocimiento las víctimas, las tres acceden a un locutorio de la localidad de Vera para realizar un envío de dinero a su país de origen, para lo que hacen entrega del dinero en efectivo al encargado del locutorio, el cual les entrega el justificante de la transacción, si bien el efectivo nunca había llegado a su destino.

Con estos datos la Guardia Civil inicia las primeras pesquisas, centrando las mismas en la identificación de la persona que realiza los supuestos envíos fraudulentos.

Una vez identificada esta persona como operador autorizado de dos empresas internacionales gestoras de envío de dinero, los agentes consiguen averiguar el modus operandi de esta persona para poder hacerse con el dinero de las víctimas.

Esta persona reflejaba en la pantalla del ordenador los datos del remitente, la cantidad de dinero a enviar así como el destinatario del mismo, momento en el que realizaba una captura de imagen antes de validar la operación, imprimiendo dicha captura y entregándosela a los clientes a modo de justificante.

Una vez estas personas abandonaban el local, cancelaba el envío que aún se encontraba por validar, quedándose con el dinero, logrando hacerse así con más de 4000€.

Transcurridos unos días, ante las reclamaciones de las víctimas, el responsable les daba evasivas, justificando lo sucedido como un error del sistema, pero que en breve recibirían el dinero.

Finalmente la Guardia Civil lleva a cabo la detención de R. H., en la localidad de Vera, como presunto autor de tres delitos diferentes de estafa.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación de los hechos, en la que no se descartan nuevas víctimas, ya que el ahora detenido, debido a la presión que las víctimas ejercían sobre él reclamando el dinero, se trasladó hasta la localidad de Lorca (Murcia), donde continuaba trabajando en un locutorio.

Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Vera, junto con el detenido.