Dentro de las actuaciones que lleva a cabo la Guardia Civil en materia de protección del medio ambiente, el pasado día 9 del presente mes, los agentes de la Guardia Civil localizan un total de 13 crías de fringílidas aún en sus nidos.

Estas actuaciones la realiza la Guardia Civil con la finalidad de verificar el cumplimiento de las normas referentes a la protección de la fauna silvestre, más concretamente al control de la actividad cinegética de la captura de aves fringílidas.

Los agentes de la Guardia Civil inician esta actuación el pasado día 9, cuando circulan por el paraje conocido como Cañada de Pedro Díaz, dentro del término municipal de Tabernas (Almería), y observan un ciclomotor escondido entre la maleza pero ninguna persona en las inmediaciones, lo que llama la atención de los agentes.

Sin dejar de lado este hecho y las dudas que despierta, los agentes inician un dispositivo operativo en la carretera A-1100, dentro del mismo término municipal, momento en el que observan circular el ciclomotor que instantes antes estaba oculto, a cuyo conductor los agentes indican que detenga en lugar seguro.

Durante la identificación de los ocupantes, los agentes comprueban que presentan restos de vegetación y hojas de olivo entre sus ropas, por lo que llevan a cabo el registro del ciclomotor al sospechar que transportara ocultas alguna captura de fringílidas.

Las sospechas se confirman cuando los agentes comprueban el interior del maletero del ciclomotor, donde encuentran tres nidos de fringílidos conteniendo un total de 13 crías de esta especie de distintos tamaños.

La Guardia Civil constata que los identificados carecen de autorización alguna para la captura de este tipo de aves, así como que los mismos los habían capturado en un olivar cercano para terminar de criarlos en nidos.

Después de verificar los agentes estos datos, intervienen con sumo cuidado los 3 nidos con las 13 crías, para trasladarlos hasta uno de los centros veterinarios de la localidad de Tabernas, para su cuidado y cría.

Las 5 infracciones, detectadas por los agentes de la Guardia Civil de Almería, a la Ley 8/2003, de 28 de octubre, de la flora y la fauna silvestres, han sido puestas en conocimiento de la Delegación Provincial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Almería.