La Consejería apuesta por alcanzar el máximo consenso con los municipios sobre los sondeos

La Junta de Andalucía ha acordado con los alcaldes de la comarca del Almanzora, solicitar al Gobierno central la reapertura del trasvase del Negratín a fin de garantizar el abastecimiento de la población ante la situación de sequía, una medida que el propio secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, transmitió la semana pasada a varios alcaldes.

Esta es una de las principales conclusiones de la reunión que se celebró ayer en la Delegación Territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en Almería con los munícipes, un encuentro convocado por la delegada, Aránzazu Martín, para explicar las medidas puestas en marcha por la Junta para hacer frente al estrés hídrico que arrastra la comarca y que contó con la participación de los directores generales de Infraestructuras del Agua y de Planificación y Recursos Hídricos, Sergio Arjona y Fernando Delgado, respectivamente, así como con técnicos de la administración autonómica.

El acuerdo alcanzado en esta reunión se plasmará en un escrito que hará llegar la Consejería a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, y rubricado por los alcaldes del Valle del Almanzora, en el que se pide la aprobación de una transferencia extraordinaria de 1 hectómetro cúbico de agua que asegure el abastecimiento humano y evitar los cortes de suministro previstos en 15 días, tal y como propone el máximo responsable de este departamento dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica.

La delegada territorial señaló en la reunión la disposición total de la Consejería a trasladar sin dilación al Gobierno central esta solicitud para la reapertura del trasvase del Negratín ante los inminentes cortes de suministro, que afectarán a 20.000 vecinos de la comarca, como consecuencia del agotamiento de las aguas de los regantes, que sido usadas para el abastecimiento de la población a raíz del cierre del trasvase el pasado 16 de agosto.

El encuentro de ayer con los alcaldes permitió, además, aclarar las dudas de algunos municipios sobre los sondeos de investigación planificados por la Consejería en la localidad de Alcóntar, con el objetivo de determinar la cantidad y la calidad del agua del acuífero de la Sierra de Filabres y comprobar si existe la posibilidad de realizar pozos de emergencia para abastecimiento.

En este sentido, la delegada dejó clara la apuesta de la Consejería de alcanzar el máximo consenso posible en torno a la realización de estos sondeos “que tienen como fin garantizar agua suficiente para los vecinos de la comarca cuyo abastecimiento depende exclusivamente del trasvase del Negratín, a través de unos pozos de emergencia que se cerrarán una vez se reabra el grifo del trasvase”.

A este respecto, los representantes y técnicos de la Consejería aseguraron que esta “medida transitoria” planificada por la administración autonómica no afecta a los abastecimientos de la zona de Granada al ser dos unidades hidrogeológicas diferentes e independientes, al tiempo que señalaron que la construcción de pozos de emergencia es una alternativa de suministro que ya se ha realizado en otros puntos de Andalucía, al ser una vía fiable y rápida para garantizar el abastecimiento.