La Comarca de los Vélez, representada por la ASOCIACIÓN POR LA DEFENSA DEL AGUA DE LOS VÉLEZ, respiró aliviada el pasado mes de febrero cuando recibió el informe de conclusiones del Defensor del Pueblo sobre la afección de los pozos de los Campos de María y Orce a los manantiales de los Vélez, todos ellos localizados en el Acuífero de Sierra de María-Orce. El informe avalaba las quejas de los velezanos y recriminaba en términos contundentes al organismo responsable de otorgar las concesiones administrativas de la explotación de las aguas subterráneas a través de los pozos, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

La institución del Defensor del Pueblo, como alto comisionado de las Cortes Generales, designado por éstas para la defensa de los derechos de los ciudadanos comprendidos en la Constitución, a cuyo efecto puede supervisar la actividad de la Administración, sugería “la adopción de medidas de coordinación y colaboración entre esa Confederación Hidrográfica (Guadalquivir), la del Segura y la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, con el fin de profundizar en los estudios sobre la estructura y funcionamiento del acuífero y de averiguar la causa de la disminución de los caudales de los manantiales de Los Vélez, en particular si existe relación las concesiones otorgadas para riego con cargo a las aguas subterráneas”. Y proponía, tal como vienen haciendo los velezanos desde hace muchos años que “en tanto se completen los estudios, adoptar medidas para garantizar el uso sostenible de las aguas subterráneas objeto de queja en relación con los aprovechamientos existentes para riego, conforme a los principios y facultades que la legislación de aguas atribuye a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir”.

La Asociación por la Defensa del Agua recibió positivamente este informe, en definitiva ratificaba sus demandas históricas que siempre han pasado por analizar en profundidad la causa de la disminución de los caudales de los manantiales históricos que ellos achacan los pozos que las empresas lechugueras han perforado en pleno acuífero y lo más importante, que mientras no se tuviesen esos informes técnicos, se paralizase la extracción de aguas subterráneas en los Campos de María y por supuesto no se aumentasen las explotaciones con más pozos y embalses.

Pero lejos de cumplirse mínimamente estos requisitos por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, desde los pueblos velezanos se observa con estupefacción como la explotación del agua subterránea se ha recrudecido este verano con la construcción de un megaembalse en los Campos de María y la puesta en explotación de al menos otro pozo más. El paso de camiones de gran tonelaje por los cascos urbanos velezanos con los productos agrícolas desarrollados en estas zonas tradicionales de secano, que de la noche a la mañana se ha convertido en regadío, es continua y atronadora.
Y mientras el caudal de los manantiales velezanos, del que depende tanto la agricultura tradicional como el consumo doméstico disminuye drástica y dramáticamente.

Ante el cariz que está tomando la situación, la Asociación Por la Defensa del Agua de los Vélez ha convocado a todos los velezanos el próximo martes en el teatro de Vélez Blanco a una asamblea para determinar las medidas y actuaciones a tomar de forma inmediata. Mientras los pueblos vuelven a lucir las pancartas con mensajes tan contundentes como “NO AL ROBO DE AGUA”.