Tras las recientes jornadas sobre el urbanismo irregular andaluz celebradas en Almería y en Mojácar, durante las cuales se hizo evidente la necesidad de tomar medidas inmediatas y básicas para atajar este grave problema social, que afecta a unas 300.000 viviendas en nuestra comunidad autónoma, (aproximadamente 1 millón de personas), AUAN anuncia que va a pedir una reunión “urgente” con los líderes autonómicos de los partidos políticos con representación en el Parlamento Andaluz.

La segunda de las dos Jornadas celebradas, fue inaugurada por la alcaldesa de Mojácar, Rosa María Cano y se celebró el pasado 13 de abril en el Parador de Mojácar.

En en el encuentro estuvieron presentes diversas autoridades, colectivos, profesionales y representantes de los partidos políticos con representación parlamentaria andaluza.

AUAN presentó al resto de los ponentes el texto de una enmienda que la asociación solicita sea hecha al artículo 183.3 de la LOUA, para permitir que las viviendas en asentamientos puedan acceder a servicios, escrituración y una mínima regularización por razones sociales y humanitarias.

Para Maura Hillen, presidenta de AUAN y concejal del PSOE de Albox, “hay bastante consenso político, social y económico sobre la necesidad de atajar este problema y confío en que los partidos políticos aprueben en esta legislatura la enmienda que le hemos presentado. Pedimos que la enmienda sea adoptada mediante una disposición final al proyecto de ley de cambio climático que se está tramitando en el Parlamento Andaluz, o mediante una proposición o proyecto de ley de lectura única. Para enfatizar esta necesidad, es por lo que hemos solicitado reunirnos con los líderes autonómicos de los partidos políticos andaluces con representación parlamentaria.”

Según Hillen, “durante la jornada hemos hecho hincapié en que la ley urbanística debe respetar los derechos humanos y sociales de los ciudadanos; el urbanismo tiene sus límites donde empiezan los derechos más básicos de las personas. Ante ello, la enmienda que proponemos sería extender la figura jurídica de AFO que ya se aplica a diversas viviendas irregulares, a las viviendas que están en similares condiciones, es decir, a las viviendas en asentamientos, que quedaron excluidas en la última reforma de 2016 sobre parcelaciones. Esto no significa que se legalicen estas casas, pero sí sacaría estas viviendas del limbo jurídico en el que se encuentran, permitirían que entrasen en el tráfico jurídico, y que se tomasen medidas para aminorar su impacto sobre el medioambiente. Además, ello no es en nada incompatible con el futuro planeamiento del municipio.”

“Como explicaremos a los líderes autonómicos de los partidos políticos, este cambio no es complicado, se podría efectuar a corto plazo y ayudaría a miles de personas, algunas de las cuales se encuentran atrapadas en sus casas al no poder tener escritura de las mismas para venderlas. En el valle del Almanzora llevan así muchos años, y muchos ya han quedado en el camino sin poder volver a Inglaterra a estar con sus nietos durante los últimos años de su vida. Ello les está causando un sufrimiento inmerecido que esperamos se pueda resolver con esta reforma.”