Miembros de AUAN este miércoles en el Parlamento andaluz

Maura Hillen, la presidenta de la asociación Abusos Urbanísticos Andalucía No (AUAN), y el abogado portavoz de la misma Gerardo Vázquez, declaran sentirse exhaustos pero alegres, tras su viaje relámpago desde Almería para acudir a la comparecencia de la Consejera de Fomento y Ordenación del Territorio, Marifran Carazo ayer día 29 de mayo en el Parlamento Andaluz en Sevilla.

Declara Gerardo Vázquez “Estamos muy contentos. Por fin vemos una firme y clara voluntad de resolver este gran problema de las viviendas irregulares de una vez por todas. Es evidente que el nuevo gobierno andaluz ha trabajado duro en las últimas semanas, y creemos que la Sra. Consejera de Fomento y Ordenación del Territorio y su equipo directivo están convencidos de la necesidad de una pronta solución.”

Añade el abogado de AUAN “de verdad, oyendo a la Sra. Consejera es casi como oírnos a nosotros mismos. En el Valle del Almanzora han sido muchos años de lucha, muchos pleitos tratando de evitar la demolición de casas, muchas lágrimas cuando los afectados se enteraron de su situación, muchos viajes a diversas partes de la geografía española, y muchos caídos por el camino, que fallecieron antes de ver sus casas regularizadas. Para nosotros no es tanto lo anunciado por la Sra. Consejera, que sí es importante, pero mucho más significativo es su clara y convencida voluntad.”

Por su parte, Maura Hillen dice “esperamos tener la oportunidad de expresar nuestras sugerencias y habrá que ver los textos, pero ayer fue para nosotros un día importante.

Creemos que es el principio del fin de un largo camino. Nos gustó mucho lo que dijo la Sra. Consejera, y también nos gustaron las intervenciones de la generalidad de los partidos políticos. Vemos que existe consenso social sobre poner fin a todo esto de una vez por todas. De hecho, ayer tuvimos la oportunidad de reunirnos con todos los grupos parlamentarios y agradecemos su sensibilidad en este tema, pues no es de recibo tener a compradores de buena fe atrapados en la telaraña del sistema urbanístico andaluz, como tampoco es de recibo tener a unas quince mil familias en un solo municipio, Chiclana, esperando décadas para tener acceso a algo tan básico como agua potable. Y al nombre de Chiclana podemos añadir el de Carmona, o Córdoba, hasta dar con la cifra de trescientas mil viviendas en Andalucía. Ahora por fin parece que se les va a dar una solución.”