Los puestos se han reubicado en el Paseo Miguel de Cervantes para poder cumplir con las garantías de seguridad, distanciamiento, higiene y control de aforo.

El municipio de Vera reabrirá su popular mercadillo de los sábados este próximo fin de semana, después de que el Gobierno de España haya anunciado la  posibilidad de reiniciar la actividad, en la Fase 1 de la desescalada, de este tipo de mercados que se celebran al aire libre en la vía pública.

De momento sólo se permitirán puestos de alimentación y el aforo se limitará a un 25% de los puestos habituales o autorizados y una afluencia de público inferior a un tercio del aforo habitual.

Para ello, el consistorio ha tenido que reubicar el emplazamiento del mercado, ya que en las calles y espacios donde se celebra actualmente, no es posible cumplir con las nuevas medidas de distanciamiento  social, ni se puede garantizar que la afluencia de personas no supere el aforo permitido según la fase de desescalamiento y tampoco permite que se puede hacer una distribución lineal de los puestos evitando, que en una calle, los puestos queden unos enfrente de otros, separados por una vía de tránsito y con una distancia mínima entre ellos de 6 metros, con una separación mínima de 2.5 metros entre los laterales.

A partir de este sábado el mercado se instalará, provisionalmente, en el Paseo Miguel de Cervantes, un espacio con gran amplitud que permitirá ir adaptando paulativamente las normativas de las distintas fases de desescalada según se vayan autorizando por el Gobierno. Por ahora los puestos se colocarán entre la calle Cuatro Caños y calle Don Ramón Orozco, en ambos sentidos. 

El ayuntamiento ha preparado una señalización especial  para los accesos y las salidas, contemplándose 2 zonas de acceso y salida, que estarán delimitados y señalizados, contando con control de aforo, situados  en la calle Cuatro Caños y en la calle Don Ramón Orozco.

En los dos accesos se colocarán a disposición de los clientes dispensadores de gel hidroalcohólico, también se facilitarán mascarillas, guantes y se darán indicaciones sobre la obligatoriedad de uso si se considerará necesario.

Los puestos se distribuirían de forma lineal en la calzada del paseo Miguel de Cervantes, en ambos sentidos, ocupando como máximo la anchura de la calzada hasta la línea blanca de separación de los estacionamientos, que se utilizaría como zona de venta y atención a clientes, dejando para el paso de personas toda la zona peatonal del paseo, con una separación mínima de 2.5 metros entre los laterales.

La zona peatonal del paseo se dividiría en dos sentidos mediante señalización en la misma para garantizar la distancia de seguridad entre las personas.

En cuanto el aforo, se delimitará la zona del mercado con vallas y cintas para marcar de forma clara los limites del espacio, para que  se pueda controlar la entrada y salida de gente evitando las aglomeraciones e impidiendo el acceso desde cualquier punto, excepto por las entradas habilitadas.

En las entradas habilitadas se instalarán dispositivos electrónicos de control de aforo para  controlar el acceso y salida de gente, para que se pueda garantizar que la afluencia de personas no supera el aforo permitido.

El alcalde de Vera, José Carmelo Jorge Blanco, ha mantenido varias reuniones con representantes de los comerciantes ambulantes y el Jefe de la Policía Local, con el objetivo de presentar la propuesta del calendario para el  reinicio escalonado de la actividad del mercado semanal, junto a las medidas higiénico sanitarias, de limpieza y desinfección y de control del aforo previstas.

– Medidas higiénico sanitarias, limpieza y desinfección:

  • Deberá montar un mostrador o mampara que sirva de separación física, con la sola finalidad de colocar los elementos de pesaje y como soporte de la mercancía vendida, para evitar que los productos a la venta puedan ser manipulados por los clientes.
  • Los productos estarán tras el mostrador y sólo serán manipulados por las personas  vendedoras, que lo harán siempre con guantes de protección, así como mascarilla y después de finalizar la venta con cada cliente deberá desinfectarse las manos.
  • El vendedor evitará la manipulación simultanea de alimentos y dinero u otros medios de pago, fomentando el pago con tarjeta y extremando la limpieza de TPV tras cada uso, especialmente si ha sido manipulado por el cliente.
  • La atención será individual, no se podrá atender a dos clientes de forma simultánea por el mismo trabajador.
  • Dentro del puesto los vendedores deberán guardar entre sí una distancia mínima de 2 metros, quedando restringida la actividad comercial a un único operador en caso que las medidas del puesto no hagan posible esa separación física.
  • Deberán exigir a sus clientes que mantengan la distancia de seguridad de 2 metros. Deberán señalizar de forma clara la distancia de seguridad interpersonal de dos metros entre clientes, con el uso de balizas, cartelería y señalización cuando sea posible la atención individualizada a más de un cliente al mismo tiempo. 
  • Caso de presentar aglomeraciones darán cuenta inmediatamente a la Policía Local.
  • Productos charcutería, quesos, salazones, encurtidos, etc., estarán colocados en vitrinas sin acceso al público y con su correspondiente línea de frío.
  • Pollos asados y otros alimentos que requieran elaboración deberán instalar mampara en el mostrador para colocar la mercancía tras esta.
  • Productos de panadería y bollería deberán ir en sus bolsas con sus correspondientes etiquetas y no podrán estar accesibles al cliente.
  • El mostrador que se instale no permitirá el acceso de clientes al lugar destinado a los productos a la venta,
  • Se dejará  una separación mínima de 2.5 metros entre los laterales de los puestos.
  • Será obligatorio disponer de gel hidroalcohólico y utilizarlo después de cada atención, y disponer de papeleras con tapa y bolsa  (preferiblemente con pedal o basculante), para depositar pañuelos y otro material desechable. Estas papeleras deberán ser limpiadas de forma frecuente.   
  • Los puestos deberán ser limpiados y desinfectados con frecuencia. Al final de cada jornada, se deberá realizar limpieza y desinfección de superficies, maquinaria, mostradores, pesos y en general cualquier superficie que haya podido ser tocada con las manos.

– Calendario para el  reinicio escalonado de la actividad del mercado semanal

Una vez alcanzada la Fase II, puede ampliarse el número de puestos que pueden operar a un 1/3 de los habituales, alternando el puesto semanalmente entre los vendedores o la distancia con aumento de superficie.

Y por último en la fase III, podrán incrementar su actividad hasta alcanzar el 50% – 75% de los puestos o el aumento de la superficie, garantizando siempre una distancia de seguridad de 2 metros entre las personas.