Una vez más, los albojenses han asistido a un bochornoso espectáculo donde repite actuación el alcalde de Albox.

Esta vez ha sido a cuenta del parque de la Avenida América, un solar en el que se están haciendo obras con la intención de construir un parque, pero la obra tiene un pero y actualmente se encuentra en litigio, ya que los propietarios del solar entienden que no habiendo sido extinguido aun el expediente de expropiación por parte del Ayuntamiento de Albox, el terreno continúa siendo privado.

Según fuentes del caso, pasadas las 17 horas el alcalde de Albox Francisco Torrecillas acompañado del concejal José Campoy, se presentó al lugar de la obra, para quitar de dentro de una caseta allí construida, una serie de cajas con documentos y planos de los propietarios. Hasta allí se personaron los todavía dueños del terreno, acompañados de a Guardia Civil, ya que entienden que se estaría cometiendo un “posible delito de usurpación” algo que ya está denunciado desde el pasado mes de noviembre, además de las correspondientes actas notariales de lo que los dueños entienden como “irregularidades continuadas cometidas por el Ayuntamiento de Albox”.

En la caseta referida, según transeúntes que en el momento pasaban por el lugar, aparentemente se habría producido una acalorada discusión ante la presencia de la Policía Local de Albox y agentes de la Guardia Civil.

Luego el episodio siguió en el destacamento de la Guardia Civil y en Centro de Salud de Albox , donde al menos una de las personas ha tenido que ser atendida debido a una crisis de ansiedad.

El alcalde ha interpuesto una denuncia por agresiones; concretamente por uno de los miembros de la familia Soto, propietarios del terreno.

 

Denuncia por un posible delito de usurpación

Por esta razón (posible delito de usurpación), ya existen denuncias que han interpuesto los particulares ante la Guardia Civil, exponiendo la situación y advirtiendo en el escrito, que se trata de “un solar privado”, que “no existe autorización para realizar ninguna obra” y que la misma “carece de todas las medidas de seguridad, no está perimetrado ni señalizado para que maniobren vehículos pesados”. En la misma denuncia registrada el 28 de noviembre de 2017, la familia propietaria del solar, también asegura que “los trabajadores no cumplen con las medidas de seguridad” y las estacas, hierros, cables y demás material de construcción constituye “un peligro para las personas”