El Partido Popular de Albox quiere denunciar públicamente la aparición de nuevas facturas pagadas a la empresa del yerno del concejal Francisco Pérez Conchillo, por la elaboración de proyectos que no se traducen en ninguna obra, ni beneficio para Albox.

Concretamente, aseguran desde el PP, esta vez se trata de tres proyectos, uno para legalizar, otro para ampliar y otro arreglar supuestamente los 2 polígonos industriales de Albox, por los que el ayuntamiento pagó 117.174 euros, que una vez más comprobamos que se han pagado a la empresa Alcaina, pero cuyos trabajos, obras o mejoras no se han ejecutado.

Ante la reiteración del mismo “modus operandi”, desde el Partido Popular de Albox sospechan que se puede tratar de una práctica “habitual y extraña”, ya que al parecer, el gobierno del PSOE se dedicaba a encargar proyectos a la mercantil de un empresario vinculado familiarmente al PSOE, pero que después casi nunca se han traducido en obras o mejoras para el pueblo.

Dos de los proyectos pagados corresponden a los estudios para la legalización del polígono de la Venta y la ampliación del polígono Terdiguera, por los que el Ayuntamiento de Albox pagó 70.800 euros, aunque “ambos proyectos no se han ejecutado a día de hoy, pues el polígono Terdiguera sigue sin ser ampliado y el polígono de la Venta sigue sin estar legalizado”.

Para los populares también resulta muy raro que ambos proyectos, fechados en enero de 2009, (según la documentación aportada por los técnicos del Ayuntamiento de Albox), se facturaran, uno en diciembre de 2008, es decir, un mes antes de realizarlo, y otro en noviembre de 2011, es decir, tres años después de hacerlo, justo en una factura que fue incluida en el plan de pago a proveedores.

Junto a estas facturas de proyectos para ampliar y legalizar los polígonos industriales, hay que sumar la factura por el proyecto que también realizó la empresa Alcaina para la “reurbanización” del polígono Terdiguera, por importe de 46.374 euros, que fue pagada indebidamente según ha certificado el Interventor Municipal, ya que existía una cláusula que decía que dicho proyecto no debía abonarse si la obra no se ejecutaba, como así ha sido.

Para que este presunto desfalco sea posible, continúan los populares, se necesitan varias complicidades y un nulo control administrativo. “La repetición de esta modalidad nos lleva a pensar que cuando alguien necesitaba dinero, se encargaban y pagaban proyectos para obras que ni siquiera estaban en los presupuestos y que nunca se iban hacer”.

La documentación a la que ha tenido acceso el Partido Popular será aportada a la justicia, para que esta determine “cual ha sido el alcance de lo que parece una trama perfectamente ideada para asaltar el bolsillo de los vecinos”, finalizan desde el Grupo Popular.