Los puntos en el orden del día que llevó a cabo el Ayuntamiento de Albox, no supusieron mayor discusión entre los diferentes grupo políticos, toda vez que uno de los puntos más polémicos y lo que motivó la ruptura del pacto de gobierno entre el PSOE y CILUS, como es el cambio de mercado, quedó sobre la mesa.

El alcalde pretendía que se aprobara la actual modificación del mercado algo que fue rechazado por los grupos de la oposición (PP-PSOE).

En este sentido, el partido Popular con números en la mano y después de entrevistarse personalmente con los propietarios de 141 establecimientos locales, ha llegado a la conclusión de que el 87 por ciento de los comerciantes quieren que el mercado vuelva a su antigua ubicación.

La negativa de los grupos mayoritarios implicó que el alcalde propusiera dejar el punto sobre la mesa para aclarar lo que a su entender “ha sido un mal entendido. Una diferencia de interpretación que unos y otros hicieron cuando se constituyó la comisión de comercio”.

También el PP propuso eliminar los estacionamientos oficiales (en Albox hay un solo coche oficial) y que se abra a los vecinos el parking del antiguo colegio Fenoy, en los horarios donde los trabajadores no asisten al Ayuntamiento ya que es un “agravio comparativo” con los vecinos en un municipio que tiene graves problemas para estacionar.

Los Populares además propusieron ayudas al desarrollo comercial y laboral de Albox, algo que el alcalde calificó como “inviable” además de asegurar que “ya existen bastantes ayudas por parte de la Junta de Andalucía y las diferentes administraciones”.

El PSOE propuso que los plenos se llevaran a cabo cada mes, para evitar una deriva antidemocrática, ya que el gobierno municipal recae solo en dos personas de un total de 17 concejales, algo que va a estudiarse.

También el PSOE pidió explicaciones acerca de las acusaciones que Torrecillas hizo en su Facebook del “supuesto mayor caso de corrupción de Albox” en que involucró a dos concejales del PSOE con anteriores responsabilidades de gobierno; unas afirmaciones realizadas por el alcalde que podrían terminar en los tribunales.

El agua, los refuerzos en las urgencias del centro de salud, el sueldo del concejal que apoya a Torrecillas, la explotación de la frecuencia de radio municipal y otros asuntos diferentes, quedaron en el aire con respuestas que no han satisfecho a unos y a otros.