Este jueves a las nueve y media de la mañana, todos los citados a declarar como testigos por posibles irregularidades en la contratación de 11 personas en el Ayuntamiento de Albox, concurrieron al Juzgado Nº3 de Huércal Overa.

Hace unos meses, en la fase de diligencias previas, los trabajadores supuestamente “enchufados”, allegados y familiares de dirigentes socialistas locales, fueron llamados ante la Juez titular del Juzgado de Instrucción 3 de Huércal Overa, para la correspondiente toma de declaración. Ahora fue el turno de ocho concejales socialistas que en las legislaturas 2007/2011 y 2011/2015 participaron de las Juntas de Gobierno local.

Según ha podido saber La Comarca de diferentes fuentes directamente vinculadas al caso, la mayoría de los testigos coincidieron en señalar que “los contratos no pasaban por Junta de Gobierno y las decisiones las tomaba todas el alcalde (José García Navarro)”.

De este modo, las afirmaciones contradicen a las efectuadas por el ex alcalde, quien habría argumentado ante la requisitoria judicial “que esas decisiones (las de contratar gente), se tomaban en Junta de Gobierno”. Una estrategia de defensa según uno de los abogados consultados, pero que no ha quedado registrada documentalmente.

Según las mismas fuentes, la Juez preguntó de manera muy concreta, entre otras cosas, sobre la relación de parentesco de algunos de estos trabajadores con los entonces dirigentes socialistas.

Ahora habrá que esperar la decisión de la justicia, sin desestimar la posibilidad que alguno de los testigos cambie de condición y pase a ser investigado (imputado).