La multa de más de 10.000 euros que el Ayuntamiento de Albox ha tenido que afrontar al ser sancionado por la Inspección de Trabajo, al haber quedado demostrado que el consistorio ha contratado a falsos autónomos, fue pagada por el Ayuntamiento de Albox el pasado 6 de marzo en la sucursal bancaria donde el hijo del regidor ejerce como director.

Lo absurdo de la situación, fue que en el Pleno llevado a cabo este pasado jueves, el portavoz del partido Popular le preguntó al alcalde Francisco Torrecillas por esta información que fue publicada por La Comarca. Ante la consulta efectuada por la oposición, la primera reacción del edil fue desconocer que dicha sanción existiera, aun después de que él mismo y el concejal que le presta apoyo José Campoy, declararan ante la Inspección de Trabajo el día 13 de noviembre de 2017.

Por ello y ante tal evidencia, en el mismo Pleno, -donde ya se está convirtiendo en una costumbre la participación activa de algún funcionario-, el interventor municipal tuvo que admitir el pago de una multa de 7.502,40 euros, y otra de 2.683,62 euros motivadas en la lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social.

El portavoz del partido Popular Juan Pedro Pérez Quiles, luego de las palabras del interventor, volvió a preguntar a Torrecillas por esta situación anómala y la falta grave por la que el Ayuntamiento habría sido sancionado. “Ese expediente ya está cerrado”, dijo el primer edil, sabedor que existirían más trabajadores en esa misma situación.