El Ayuntamiento de Albox comunica a la comunidad educativa del CEIP Virgen del Saliente así como a la población en general, que el agua que abastece al colegio público para consumo es, al igual que en el resto del núcleo urbano de Albox, agua potable y totalmente apta para su consumo, cumpliendo con todos los parámetros exigidos por la normativa vigente, tal y como indica la analítica diaria que la empresa responsable de su gestión traslada al Consistorio.

De este modo, se está cumpliendo con la primera obligación de un ayuntamiento, que es la de suministrar agua apta para consumo a su población y, por ende, también al colegio público Virgen del Saliente. “El agua que sale por los grifos de Albox y por supuesto de sus colegios se puede beber. Ya pasó a la historia que en todas las viviendas tuviera que haber aljibes para este servicio”, ha explicado el alcalde, Francisco Torrecillas, que también ha aludido a las denuncias de la oposición sobre este caso. “Hay que decirles al PP y al PSOE que en estos temas hay que informarse y no hacer demagocia con fines electoralistas. El Ayuntamiento de Albox ya se puso en contacto con el AMPA y con el director del centro y se les informó de estos extremos: el agua de Albox es potable y apta para su consumo y para cocinar con ella”, ha añadido el primer edil.

De hecho, el agua de Albox presenta “una conductividad muy por debajo de la que venden empresas en camiones” ha detallado el alcalde, por lo que considera que “no hay que poner en riesgo la salud de los escolares con un aljibe que no cumple la normativa, motivo por el que se explicó a los interesados que no se iba a arreglar ese aljibe, que no cumple con la normativa al estar enterrado, algo fuera de toda regualridad. Los depósitos de agua o aljibes deben estar por encima del nivel de la calle y con una salida exterior, además de tener los controles higiénico-sanitarios que dicta la legislación vigente, al igual que cada vez que se compra una cuba, se le habría de hacer la analítica y llevar controlada la cloración diaria y cada año al finalizar el curso una empresa especializada debe limpiar el depósito y emitir el correspondiente certificado”.

Teniendo en cuenta que el colegio está perfectamente abastecido por agua apta para el consumo y la cocina, el alcalde ha planteado la posibilidad de que”si la Delegación de Educación por medio de su empresa pública desea instalar un nuevo depósito, sirva esta información para que se proceda correctamente, ya que esta Alcaldía cumple con us obligación de dotar a la población de agua potable”.