“Pues mire usted, primero hice un carril, después hice otro y después lo terminé”. ¿Pero no pidió autorización?, preguntó el concejal Pérez Quiles. La respuesta del alcalde fue contundente: para que voy a pedir autorización, si no te la van a dar, todo esto ante las risas del concejal José Campoy y la secretaria municipal. “Cualquier día me levantaré y haré uno enfrente” aseguró el edil, dejando entrever que al margen de lo que diga la ley, su decisión es la de continuar haciendo lo que él quiera, despreciando la normativa.

Eso sucedió en el último Pleno llevado a cabo en el mes de marzo y ahora las imágenes de Levante TV, que están en manos de la propia Consejería de Medio Ambiente, la Guardia Civil y medios de comunicación de tirada nacional, dejan patente la actitud del regidor quien podría estar reconociendo la comisión de un delito.

Concretamente el alcalde de Albox podría ser responsable de un delito contra los recursos naturales, prevaricación y desobediencia, por ordenar y acometer respectivamente obras en el cauce de la rambla de Albox a su paso por el núcleo urbano sin la preceptiva autorización, así como desatender las órdenes de paralización de las obras que fueron transmitidas por los funcionarios y agentes competentes.

Este hecho cuenta con la agravante de haber realizado los trabajos a sabiendas que lo estaba haciendo de forma ilegal, algo que se desprende de sus declaraciones y lo que ha llamado la atención de diferentes organismos encargados de hacer respetar la ley.

La acción llevada a cabo por Torrecillas está penada con prisión e inhabilitación para el alcalde, aparte de la sanción y el coste de haberlo hecho y ahora de quitarlo, es decir, volver el suelo a su estado natural.

 

La junta de Andalucía estudia los hechos

El video con las sorprendentes declaraciones de Torrecillas, ya está en manos de las autoridades competentes, quienes debieran de actuar de oficio ante tal reconocimiento de incumplimiento de la ley.

Del mismo modo, ante el requerimiento de La Comarca, desde la Junta de Andalucía han puesto en conocimiento que el expediente sancionador al Ayuntamiento de Albox se inició en octubre del año pasado por los siguientes hechos:

“Ejecución de obras y trabajos en el dominio público hidráulico, consistentes en la pavimentación de unos 6.000 m2 de terreno de la Rambla de Albox en hormigón armado vibrado, sin la debida autorización administrativa.”

 La infracción de la Ley de Aguas de Andalucía que se ha imputado es la consistente en “la ejecución de obras, trabajos, siembras o plantaciones, sin la debida autorización administrativa, en el dominio público hidráulico o en las zonas sujetas legalmente a algún tipo de limitación en su destino o uso”.