Más de cuatro horas de Pleno este jueves, han puesto en evidencia a un alcalde que intenta gobernar en soledad, apoyándose en decisiones de dudosa legalidad como ha quedado reflejado al final de la sesión.

Un alcalde solo, esta vez sin el acompañamiento del concejal tránsfuga José Campoy, al parecer con problemas de salud, ha presenciado como le volvieron a tumbar las tasas que trata de aplicar a los bares por ocupación de vía pública.

También a pesar de una larga lección sobre el agua potable, tuvo que ver (contrariamente a lo que él ha manifestado en redes sociales), como la corporación en su conjunto y con el voto de Torrecillas en contra, aprobó arreglar el aljibe del colegio Virgen del Saliente y devolver el mercado a su lugar original, después de que el alcalde alarmara a la población argumentando que el municipio se encontraba en riesgo e atentado terrorista, un argumento que utilizó el edil para cambiar el mercado unilateralmente de ubicación, y que ahora quiere justificar, a toro pasado, con un informe de la Policía Local.

Lo que se vio este jueves es la realidad, hasta que al final los concejales del PSOE le recordaron que ellos habían renunciado a la Junta de Gobierno, que la misma no se reune, insinuando que ello podría ser constitutivo de una grave irregularidad, toda vez que esta representación es necesaria para el normal desarrollo de una entidad local con más de 5.000 habitantes. En este punto ni siquiera la verborrágica secretaria pudo sacar del apuro a un alcalde dubitativo que quedó en responder una cuestión que para los concejales en la oposición es muy clara; no se puede gobernar sin Junta de Gobierno. Llegó a decir que iba a “estudiar” la renuncia de los concejales, como si la misma fuera de su competencia y ante el asombro de los presentes.

Tampoco sabía Torrecillas que habían multado al Ayuntamiento con más de 10.000 euros como ayer informó La Comarca, por tener falsos autónomos, por lo que tuvo que recurrir al Interventor allí presente para que le refrescara la memoria y admitiera el pago de estas dos multas tramitadas por la Inspección de Trabajo.

Estas son solo algunas de las pinceladas de un Pleno que aun permite que Torrecillas juegue a la legalidad y a llevar las riendas de un municipio que es una caso especial, como dijera en más de una oportunidad la secretaria municipal durante la sesión.

Se lo advirtió el líder del PP en su intervención; “usted hace las cosas y nosotros dudamos de su legalidad. Usted no aclara, usted confunde, porque entiende que saca partido de los enredos, que por cierto le están augurando un mal futuro, porque los enredos, las mentiras, las ilegalidades, las ocupaciones, en fin, las cosas mal hechas, al final se pagan. Hoy lo pagan los albojenses, pero mañana lo hará usted, desde la soledad de su casa y con su propio dinero”.

También el portavoz del PSOE Tito Carrillo, acabó el Pleno preguntando a la secretaria municipal porqué siguen convocando a Junta de Gobierno, si sus miembros han renunciado. Detrás de esta pregunta, se esconde una respuesta, que podría acabar con los días de Torrecillas, si los grupos en la oposición, o alguno de ellos, decide poner el tema en manos de sus letrados.