Este jueves se llevó a cabo un Pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Albox, que la justicia obligó a repetir por haber anulado el del pasado 29 de junio de 2017 por defecto de forma en la convocatoria.

Pero en política, un año es mucho tiempo y quienes entonces apoyaban y formaban parte del gobierno municipal junto a Francisco Torrecillas, hoy son enemigos declarados.

Veinte puntos en el orden del día. Pero seguramente el que mayor expectación generaba era el punto Nº7, que era la propuesta de acuerdo para la aprobación inicial de la ordenanza reguladora y fiscal de la tasa por ocupación de bienes de dominio público local del municipio de Albox. Lo que no es otra cosa que la tasa que se le aplica a la hostelería local; los bares que cuentan con terrazas.

El partido Popular siguió en la misma tesitura de entonces y se mantuvo en contra de la publicación de la misma, por considerarla abusiva y que en algunos casos triplicaba a la tasa vigente que data del año 2007, según datos aportados por su portavoz Juan Pedro Pérez Quiles.

En cuanto al precio, también fue observado por los concejales socialistas, a los que ahora les parece excesivo lo que ellos mismos aprobaron hace casi un año. Su portavoz Tito Carrillo quiso destacar “los aspectos positivos” de una normativa que ha permitido ordenar la manera de cobrar a los comerciantes hosteleros que antes pagaban por mesas y ahora pagan por metro.

Con el voto en contra de ambos grupos que son mayoría en el Pleno, frenaron la aplicación de la nueva tasa, de modo que se seguirá con la que actualmente se encuentra en vigencia.

Lo que también quedó acreditado pero que nadie explicó, es porqué a algunos comerciantes se les cobraba un precio y a otros otro en gestiones anteriores, lo que en principio constituiría un presunto delito de prevaricación.