El partido socialista de Albox denuncia que el Alcalde está llevando a cabo obras en el Convento a pesar de las advertencias de necesitar un proyecto integral de rehabilitación como exige la ley. Pedimos transparencia en la ejecución de las obras que está llevando a cabo en el edificio conocido como “Convento”, cuya cifra en gastos superará previsiblemente los 750.000 €.

Desde el Colegio Oficial de Arquitectos de Almería también han contestado al Ayuntamiento expresando textualmente “su total desacuerdo con la manera en que se están llevando las obras en dicho edificio, puesto que afectan peligrosamente a la configuración arquitectónica, elementos constructivos, y estructurales, con la falta de seguridad que eso supone y que además, llevaría implícito un cambio de uso y una adaptación a la normativa de obligado cumplimiento”. Queda, por tanto, absolutamente demostrado que Torrecillas mintió en su facebook personal y en el Pleno celebrado el pasado Diciembre, cuando manifestó que todas las obras se estaban haciendo correctamente y de acuerdo a la ley, así como que el informe de la visita del Colegio Oficial de Arquitectos había sido favorable (el cual se anexa a este comunicado). El informe emitido por el Decano de dicho Colegio, y cuyo registro de salida fue el 17 de Octubre de 2017, cuando los concejales socialistas ya no estaban en el gobierno municipal, es demoledor y deja en evidencia al Alcalde, quien como siempre decide practicar una huida hacia adelante saltándose las más elementales medidas democráticas y de seguimiento de las normas. El “recto dictador” es de nuevo pillado haciendo trampas.

A los concejales de la corporación nos preocupa la seguridad en la que los trabajadores desempeñan actualmente su labor, y nos alarma pensar que habrá muchas personas utilizando esas instalaciones si el Ayuntamiento se traslada definitivamente a esta nueva ubicación. Por todo ello, en el Pleno celebrado el jueves 18 de Enero el Grupo Socialista dirigió las siguientes preguntas al Alcalde:

  • Tenemos conocimiento de que para las obras del Convento solo existen proyectos parciales de cubiertas e instalación de ascensor y sabemos que se está interviniendo sobre otros elementos, como instalaciones o sustitución de forjados. Queremos saber si existe informe que justifique la no necesidad de un proyecto integral para las obras.
  • Queremos saber si existe informe que justifique la idoneidad del estado de la estructura del edificio del antiguo convento para el uso público al que se pretende destinar. Y en caso negativo, ¿quién tendría la responsabilidad si esa estructura entrara en colapso?

Exigimos la respuestas inmediata a estas preguntas antes de que se gaste ni un euro más del presupuesto municipal en esta obra.

Mención aparte tiene la manera en la que se han seleccionado a los proveedores de este proyecto, punto que será objeto de próximas comunicaciones.

En cualquier caso, lo importante en este asunto es la seguridad de los vecinos y para ello hay que ser muy diligente y cuidadoso, tanto como cuando Torrecillas ordenó cambiar la ubicación del mercado de los martes porque, según él, existía un riesgo real de un ataque yihadista al cuartel de la Guardia Civil. Todos sabemos que aquello fue otra invención más del “Alcalde dictador”.

 

“Haz lo que yo diga y no lo que yo haga”.

Cualquier obra realizada por un particular sería objeto de paralización al instante si no tuviera los permisos necesarios, es por tanto que desde el PSOE albojense pedimos al primer edil, que aplique para sí mismo las mismas exigencias que pide al resto de vecinos. La transparencia de la que hace gala en sus continuas publicaciones en las redes sociales brilla por su ausencia en este proyecto.

Añade el informe del Colegio Oficial de Arquitectos de Almería que “un concurso de ideas hubiera sido lo ideal para sacar la mayor optimización a un edificio histórico de cierto valor patrimonial. Además, garantizaría la calidad en las inversiones públicas”. De nuevo aquí el Colegio choca con el modus operandi de Torrecillas, ya que la participación no es precisamente una de sus fortalezas.