“Si algo puede ir mal, irá mal” dice una de las Leyes de Murphy y no es ventajista aplicarlo en el municipio de Albox, ya que desde La Comarca lo venimos denunciando hace ya, casi una década.

El plan orquestado por el inhabilitado Rogelio Mena no tendrá el final esperado, más bien todo lo contrario en un escenario judicial muy complicado para algunos dirigentes, empresarios y funcionarios municipales que colaboraron activamente, hicieron la vista gorda o interpretaron la ley al antojo del jefe, para eludir los controles y la acción de la justicia.

Vaya por delante que si Rogelio Mena hubiera acatado la sentencia del Juzgado Penal Nº1 de Almería en junio de 2015, que le inhabilitaba para empleo y cargo público por dos años y medio, no se hubiera inventado esa fantochada a la que llamó Socialistas Albojenses, (gracias a la cual todos sus compañeros se convirtieron en No Adscritos), nada de esto hubiera sucedido.

Mena se rodeó de pardillos y con la complacencia de José Luis Sánchez Teruel y Adela Segura, los dos máximos dirigentes del PSOE provincial, mandaron al partido entero al matadero. La justicia volvió a hablar y a pesar de las advertencias del líder de la oposición, Juan Pedro Pérez Quiles, tiraron para adelante ante la extravagante actuación de la Secretaria municipal delante de sus jefes, e hicieron alcaldesa a Sonia Cerdán. La habían vuelto a cagar pero ya no habría vuelta atrás.

El PP y CILUS/Torrecillas, entonces ejercían juntos la oposición y fue el joven abogado albojense quien lo llevó (a Torrecillas) de la mano en la denuncia contra la investidura ilegal de Cerdán. La justicia les dio la razón de nuevo y al PSOE las maniobras para eludir sentencias se le iban acabando. Para entonces la joven Lorena Ibanovich, a estas alturas la más lista de los fichajes de Rogelio, se había coscado de la situación, y decidió no suicidarse con sus compañeros. Se fue al grupo mixto y así evitar participar de cualquier irregularidad. Se juntó con periodistas, políticos, vecinos. Buscó información y echó el freno. Lo que hizo la joven fue lo que todos sus ex compañeros debieron hacer y hoy hasta sus nóminas como No Adscritos están en los juzgados porque se duda que puedan percibir sueldo cuando tienen esa situación. Paradojas de la vida, la ley antitransfuguismo fue impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero. Tiempo al tiempo.

Ya en minoría el PSOE realiza una nueva maniobra para mantenerse en el poder. Obliga a dimitir a Ana belén Trinidad y en su lugar entra Ángel Pardo hoy el único del PSOE puro, que no es No Adscrito, vaya.

Había una grieta y es la luz que vio Francisco Torrecillas, ex militante de la derecha más recalcitrante del municipio. Si el PP podía sumar ocho apoyos, el PSOE también. El voto de Torrecillas desempataba. Pero el director de instituto se lo pensó mejor. Vio la posibilidad y le propuso a PP y PSOE lo mismo; contarían con su voto pero solo si lo convertían en alcalde. Se la jugó a Pérez Quiles, el del PP le dijo que ellos no estaban dispuestos a entregar la alcaldía a alguien que solo había conseguido 354 votos. Pero por el motivo que sea, al PSOE le pareció una buena idea regalarle el sillón municipal. La izquierda nunca había sido tan derecha. Hablaron de coincidencias programáticas. Torrecillas borró todos sus ataques en redes sociales. Nuevamente Adela Segura y Sánchez Teruel bendijeron el menjunje que denominaron “Pacto de Aranjuez”, el último bochorno del tándem.

Y llegó Torrecillas con 354 votos, los mismos con los que quiere la presidencia del Consorcio Almanzora-Levante-Vélez. Con su llegada comenzó la función. Decomisaba balones a niños ecuatorianos, arremetía contra periodistas, pisoteaba al débil, perseguía meones, cerraba parques de bomberos y colegios, cerraba bares y restaurantes; y mientras tanto el PSOE, callaba.

Esta ha sido la trampa en la que ha caído Torrecillas, creer, como va diciendo por ahí, que está “rodeado de inútiles que están por lo que están (por la pasta)”. A los profesores de la escuela de música llegó a decirles “a ver si os enteráis, que vosotros a los concejales del PSOE les importáis una mierda”. Es probable que eso sea así, pero expresar lo que piensas sobre tu socio de gobierno, así, sin filtros ni anestesia, es demasiado convencimiento de que los miembros del pesebre no se te vayan a rebotar.

Torrecillas, que al parecer tiene algún conflicto no resuelto con las mujeres, empezó a maltratar verbalmente a sus concejalas en público y en privado. Sus concejales son para él un atajo de inútiles, alguno de los cuales ni siquiera va a trabajar.

Hasta que llegó el cambio de mercado de los martes, cambio a esta hora del todo ilegal. Al hombre se le ocurrió que había que cambiarlo y el pasado martes los vendedores no pudieron trabajar en un pueblo donde hay muchos comerciantes.

Tal vea esa sea la gota que rebalsó el vaso de sus socios de gobierno, que en un ataque de dignidad, (que por ejemplo no tuvieron con el cierre del colegio Fenoy, más grave e irrecuperable que el cambio de mercado) pusieron encima de la mesa un escrito exigiéndole a Torrecillas respeto. Después de leer varias veces el ultimátum firmado por siete de los ocho concejales socialistas, ellos solo pedían un poco de respeto. De mano izquierda.

Dieron un plazo de 24 horas para que el edil les respondiera y éste se siguió riendo de ellos y metió en el lío a Adela Segura, quien a estas horas aun no ha aclarado qué o cuál es la tarea que Torrecillas le ha mandado como deja caer en un mensaje de whatsapp que filtró a una televisión del Levante.

Las 24 horas por supuesto, fueron más de 48, porque nadie quiere desprenderse de la ubre pero los mensajes de Torrecillas, grabaciones, y demás documentos corren como la pólvora y los concejales del PSOE no pueden hacerse más los distraídos. Sin ir más lejos, el PP de toda Almería sabía a las 7.01 minutos del viernes, que ese mismo día Torrecillas despojaría de su cargo y funciones a Tito Carrillo, mira por donde, quien le convirtió en alcalde.

Este mismo martes en una charla informal con Paco Pérez Conchillo, mientras esperábamos los resultados de la reunión de los comerciantes, Conchillo me preguntó a quién le había ofrecido Torrecillas la concejalía de Cultura. La susodicha estaba al lado mío y de su boca le confirmó la oferta; 1.600 euros por sumarse al equipo de gobierno. Algo parecido hizo la mañana de este jueves con otra concejal. Demasiados sapos para las amplias tragaderas de los concejales.

Ahora, a estas horas, el todavía alcalde de Albox está solo, o acompañado por el concejal socialista que dejó tirado a sus compañeros; me refiero a José Campoy, del que pronto conoceremos los motivos de su traición.

Esta gestión del PSOE de Albox desde 2007 hasta ahora pasará a la historia como una de las peores llevadas a cabo en un municipio que supo tener épocas de gloria.

Torrecillas solo o con Campoy, no durarán mucho tiempo porque hay muchos temas que obligatoriamente tienen que pasarse por Pleno. No puede gobernar a golpe de decreto, y no debería.

Ahora está en manos del PSOE deshacer el lío que ellos mismos han montado, insisto, gracias a Rogelio Mena, Sánchez Teruel y Adela Segura.

Torrecillas durante las próximas horas seguirá sacando pecho, pero es pose, es humo, políticamente está muerto y no se si lo sabe. Él lo único que sabe o debería tener en cuenta, es que el que a hierro mata, a hierro muere.