Polémico 4 a 4 en el derby albojense.

Los aficionados que la noche del jueves se dieron cita en el estadio municipal Las Ventas de Albox para ver el partido de vuelta de uno de los derbys más calientes de la temporada, asistieron a lo que podríamos llamar, el partido más largo del mundo, parafraseando al libro de Osvaldo Soriano.

Nuevamente las escuadras de SANO y el Hiperocio, se veían las caras después de la manita  que el equipo verde propinó en el encuentro de ida. El estadio es el municipal donde ambos equipos alternan localía y esta vez eran los de verde los anfitriones. Hiperocio hizo la Gran PSG y a fuerza de inversiones reforzó el equipo con una serie de cracks, varios de ellos de pasado sanista. Así las cosas, el clásico albojense se las prometía intenso. 

Como dice Utre, el técnico cantoriano, “estos partidos no se juegan, se ganan”, y con esa consigna saltaron los equipos a un deteriorado césped que pide a gritos que lo cambien. 

El guión fue el mismo del pasado encuentro; un equipo de jugones comandado por Jorge Colipe el “Dembélé de Los Segovia” contra el músculo que ofrecía el equipo naranja; una versión Manchester United_Barcelona pero del subdesarrollo.

Carlos, otra vez envuelto en polémicas por su desordenada vida fuera y dentro de los campos, fue recibido como Donnarruma con lluvia de billetes falsos, ante los rumores de su fichaje por el eterno rival. Carlos cumplió y la grada le devolvió aplausos aunque todavía no ha vuelto a tener el nivel que le llevó a fichar por el Comarca del Mármol, años atrás.

El partido fue de ida y vuelta y los de SANO consiguieron levantar un 3-1, para ponerse 4-3 después de un gol de antología del mago verde. Colipe recibe con espacios y cuando esto sucede pasan cosas. Amagó, dos hombres en el camino y la suave caricia con el interior del pie derecho a la pelota, la mandó a dormir lejos del alcance de Juanra que ayer paró y sostuvo al equipo Híper. El estadio se venía abajo porque se sabe que este es de los últimos encuentros que disputará el 10 argentino con la elástica verde, antes de irse al fútbol chino.

Otra de las novedades era la vuelta de Juanma a las canchas, quien puso el sacrificio al servicio del equipo, ese jugador que no brilla pero que uno siempre quiere tener de su lado. Después de probar con el ciclismo, Juanma está de vuelta.

La sorpresa de la noche fue David, lo más parecido a Piqué que se ha visto esta temporada.

Fran volvía a Las Ventas pero vestido de naranja, y aunque hizo un gol, aun está lejos de su mejor nivel. Rubén, infringe el rigor táctico necesario y Vero va y viene durante todo el partido, al igual que Sergi Roberto, el flamante fichaje de SANO, proveniente del Villa de Fines FS, tal vez una de las futbolistas más infravaloradas del fútbol español. Si Vero jugara con las dos piernas, con seguridad estaríamos ante una jugadora de categoría internacional.

El bochorno llegó al final. Más de 15 minutos de descuento aplicó el colegiado en un encuentro casi sin incidencias (Quique acabó con el labio roto). Las casas de apuestas paralizaron las taquillas y la gente no daba crédito a la actuación arbitral. Los dirigentes de SANO pondrán el caso en manos de FIFA y esperan que se expediente de oficio al hombre de negro.

En una polémica jugada donde se cometieron varias faltas en la misma acción, Hiperocio consiguió el empate y allí mismo acabó el partido. Parece que el colegiado estaba esperando que el equipo de Antonio empatara, para pitar el final. Un escándalo que con toda seguridad, seguirá dando que hablar.