Francisco Torrecillas se sentará en el banquillo de los acusados el próximo 21 de marzo

El alcalde de Albox, Francisco Torrecillas, ha sido citado a declarar el próximo 21 de marzo por un supuesto delito de infidelidad en la custodia de documentos públicos y malversación por el cobro de las asignaciones a partidos, ya que el primer edil de Albox podría estar percibiendo una cantidad mensual que asciende a 1500 euros, siendo no adscrito, como viene sosteniendo CILUS, la formación que se desvinculó del regidor en 2016 y con la que Torrecillas mantiene diferencias que se dirimirán en los juzgados.

La dirección nacional de Ciudadanos Libres Unidos (ahora CILU Linares), desde agosto del año 2016, viene sosteniendo que el alcalde de Albox, Francisco Torrecillas, no pertenece a esa formación.

Torrecillas nunca se afilió, pero se presentó bajo el paraguas de esta formación, una escisión de Ciudadanos. La situación cambió, cuando el ex presidente de Alianza Popular en Albox, vio que podía hacerse con la alcaldía y no contó para nada con el partido que le dio cobertura electoral. “No quiso afiliarse, ni siquiera pagar la cuota de 5 euros que se paga por afiliado”, aseguran desde la dirección nacional de CIlUS. Esa conducta llevó a la formación a desvincularse de Francisco Torrecillas y así se lo ha hecho saber a él y al Ayuntamiento en varias oportunidades.

Una de las cartas extraviadas le fue enviada a Torrecillas personalmente el día 11 de julio. Al Ayuntamiento, la carta certificada le fue enviada el 11 de agosto de 2016 y recibida dos días después por un trabajador del consistorio, según los resguardos de Correos en poder judicial.

Justamente es esta carta, que no aparece en el registro del Ayuntamiento, pero si fue recibida por un trabajador, al que el juez ya ha tomado declaración.

La declaración será en el Juzgado de Primera Instancia Nº 1 de Huércal Overa.

La pérdida de documentación pública, es un delito tipificado el artículo 413 del Código Penal y penado con prisión de 1 a 4 años e inhabilitación de 3 a 6 años. Al parecer, con la desaparición de esta carta, Torrecillas ha evitado poner en conocimiento del Pleno, su condición de No-Adscrito y su presunta imposibilidad de ser alcalde.