Izquierda Unida de la provincia de Almería se muestra contraria al cierre de los colegios públicos y critica duramente esta política de la Junta de Andalucía que mientras mantiene el apoyo a colegios católicos privados o concertados.

Miembros de la dirección provincial, como la coordinadora, Rosalía Martín, y el secretario de Organización, así como el coordinador de IU en Albox, Luis A. Fernández, han mantenido una reunión con miembros del AMPA del centro Francisco Fenoy, de esta localidad, tras la petición de padres y madres para hacerles llegar sus reivindicaciones ante el anuncio de cierre del centro.

“Cualquier solución es mejor que cerrar colegios, puesto que una vez que se cierre es difícil que vuelva a abrir y es un bien que pierde el municipio. Se ha anunciado a los padres que se pretende cerrar este centro para integrar a su comunidad educativa definitivamente en otro centro, el CEIP Virgen del Saliente pero eso supone una pérdida de calidad del servicio educativo, aumentarán las ratios alumnos/profesores y ante cualquier crecimiento de población habría de nuevo problemas de espacio, problemas que se solventarían con la existencia de los dos centros”, argumenta Rosalía Martín.

Los padres y madres de alumnos del colegio Fenoy de Albox llevan reivindicando mejoras para el centro desde hace años, ya que sufrió daños por un terremoto, “todo han sido promesas y desviar el tema, las soluciones no llegan, el centro no está operativo y lo único claro que les han dicho fue el pasado mes de diciembre, cuando desde la Consejería de Educación de la Junta anunciaron el cierre del centro. Las reformas no van a llegar”.

Izquierda Unida critica duramente esta política por parte del Gobierno andaluz, “que parece que esté copiando las políticas del cogobierno del PP y PSOE en España. La Junta es fiel imitadora del PP y sus decisiones de cerrar centros públicos. Y a la vez, la Junta, mantiene su apoyo a centros privados y concertados, tal y como pasa por ejemplo en la comunidad de Madrid. Cerrar colegios públicos significa malgastar la inversión que se ha hecho en estas infraestructuras y se pierden plazas públicas, vulnerando la libertad de los padres a elegir el centro al que quieren que vayan sus hijos e hijas”.