El vallado de la gruta solo persigue la salvaguarda de la misma, así como la protección de peregrinos y excursionistas. 

A finales del pasado año, tras un concienzudo estudio de espeleólogos de la Universidad de Granada, se instaló un vallado apropiado que custodiase la entrada de la cueva del Saliente y protegiera a montañeros imprudentes. Fue una labor ardua y costosa, debido a la altitud y condiciones del terreno. El punto culminante de este proceso fue la I Jornada de Espeleología que organizó el Santuario Diocesano del Saliente y que se celebró el pasado 14 de diciembre.


“Lamentablemente, sirviéndose irresponsablemente de este período de confinamiento, el vallado ha sido dañado seriamente y hasta volcado en algunas zonas. Es un acto deleznable porque pone en peligro la seguridad de excursionistas desprevenidos, alienta la rapiña de fetichistas desalmados y echa por tierra el esfuerzo económico del Santuario por proteger su patrimonio natural”, aseguran desde el santuario del Saliente. 

Desde el Santuario no entienden el daño patrimonial que han cometido los desaprensivos.


Obligados por tan triste atentado, el Santuario ha presentado la respectiva denuncia. La Guardia Civil, que se desplazó de inmediato al lugar de los hechos, se encuentra investigando el caso. Desde el Santuario Diocesano del Saliente “manifestamos nuestra gratitud a la Benemérita por su profesionalidad y solicitud encomiables. Confiamos en que no vuelvan a repetirse atentados de este tipo, difícilmente racionales y que dañan un patrimonio que está al servicio de todos. El vallado de la gruta solo persigue la salvaguarda de la misma, así como la protección de peregrinos y excursionistas”, dicen los responsables del santuario a través de nota de prensa.

 
“Recordamos que, siempre que alguien tenga deseos de explorarla, se puede hacer. Para ello debe contactar con el Santuario, para que su visita se lleve a cabo dentro de la seguridad que marca la legislación vigente y en absoluto respeto a esta joya natural de nuestro Santuario Diocesano del Saliente. Cuidemos, entre todos, de este patrimonio natural que Dios nos ha regalado a los pies de la Pequeñica. Disfrutemos de esta maravilla y conservémosla para las futuras generaciones”, finaliza el comunicado.