En Albox no dejan de llegar los problemas. Los heredados por una pésima gestión del PSOE (que ha provocado que el municipio cuente a estas alturas con cuatro alcaldes en tres años y numerosos casos en la justicia), sino también los que va generando el alcalde Francisco Torrecillas por mérito propio.

En este caso el Juzgado en lo Social Nº3 de Almería, con fecha 18 de mayo de 2018, condena al Ayuntamiento de Albox, (en este caso el empleador), a readmitir al trabajador Rafael Javier Martos Lorente en el plazo de cinco días o a dar por extinguida la relación laboral abonándole una indemnización por despido improcedente de 11.894,79 euros.

Según el abogado del trabajador, José Luis Martínez Martínez, “la argumentación para dejar a mi cliente sin trabajo, ha ido un supuesto abandono de trabajo que no ha sido acreditado. El trabajador del cementerio, entre sus obligaciones, tiene la de bajar al pueblo a comprar los materiales necesarios para asegurar el enterramiento, muchas veces poniendo dinero de su bolsillo. Este trabajador tenía una relación contractual con el consistorio desde el año 2009 y nunca se han recibido quejas”.

 

Fiscalía ya dispone los videos con las declaraciones de Torrecillas donde admite haber pagado a un concejal del PSOE y la de obrar ilegalmente en la rambla

También desde hace tres semanas, la Fiscalía provincial dispone de las declaraciones del alcalde Francisco Torrecillas en un Pleno municipal, donde reconoce haber pagado 1.750 euros a un concejal del PSOE en los días previos a su elección como alcalde, cuando casualmente le faltaba un voto para hacerse con el sillón municipal.

Otra de las imágenes en poder de la justicia es la del regidor, explicando a la oposición con lujo de detalles, cómo evitó solicitar licencia para obrar en la rambla. “Para que voy a pedir licencia (a Medio Ambiente), si sé que no me la van a dar”, aseguró Torrecillas ante la perplejidad del Pleno y de todos quienes han visto las imágenes.

El Pleno de este jueves 24 de mayo, tampoco pasó desapercibido al respecto, ya que volvió a admitir que obró en un terreno de un particular sin tener potestad para ello. La explicación de Torrecillas otra vez sorprendió al auditorio cuando explicó que “habían cinco testigos” del supuesto trato que había hecho con un conocido empresario local, al que el portavoz del PSOE Francisco Carrillo ha calificado como “el pacto del vaso de vino”, en alusión a las circunstancias en las que se habría producido el presunto acuerdo para obrar en un solar al lado del parque Fofó.

La realidad es que sin ser de titularidad municipal, el Ayuntamiento no puede obrar, lo que motivó que luego de emprender las obras, tuviera que tapar las zanjas y dar marcha atrás. Un día de trabajo que según el propio Torrecillas ha costado a los albojenses unos 500 euros.