Un año más miles de peregrinos acompañan a la Virgen del Saliente

Ni las amenazas de lluvia, ni los relámpagos ni el frío, impidieron que un año más miles de peregrinos recorrieran los diecinueve kilómetros que separan el municipio de Albox, del monte Roel, donde se eleva imponente el Santuario del Saliente desde hace más de trescientos años.

Este año el 8 de septiembre, día grande de La Pequeñica, caía en domingo lo que auguraba mayor presencia de peregrinos que desde hacía una semana ya estaban asistiendo a las distintas actividades organizadas.

Los actos propios de la Peregrinación se iniciaron el viernes 6 de septiembre, con el rezo solemne del Santo Rosario en el Santuario donde se procedió al cambio de aderezos de la sagrada imagen. 

Al día siguiente, sábado 7 de septiembre, se procedió al rezo del Ángelus al mediodía y se celebró la Santa Misa de Peregrinos a la una y media, a las siete y media, a las nueve y a las doce de la noche. A esa misma hora, desde la plaza Mayor de la Villa de Albox tuvo lugar la bendición de los peregrinos que iniciarían su recorrido hasta la cima del monte Roel. 

En la jornada del domingo 8,  las Misas de Peregrinos en el Santuario se sucedieron a las cinco, a las ocho y a las diez de la mañana. Al mediodía, junto a la oración del Ángelus, se ofició la Santa Misa Mayor y la procesión de alabanzas de la sagrada imagen por la explanada, uno de los momentos de mayor concentración de fieles que acompañan a la Virgen al balcón desde donde la Patrona ofrece protección al pueblo de Albox, acto del que además participaron diferentes autoridades comarcales y provinciales.

Desde el sábado al mediodía hasta la conclusión de la última misa del domingo, el Santuario ha estado abierto ininterrumpidamente y su personal ha sido el encargado de acoger fraternalmente a los peregrinos en sus necesidades; peregrinos que llegaron desde las provincias de Valencia, Murcia, Granada y desde todos los puntos cardinales de la provincia de Almería.

Novedades en la Peregrinación de este año

Durante la peregrinación de este año se presentaron novedades respecto a años anteriores, “algunas obligadas por la reciente declaración del Patronazgo de la Pequeñica y otras encaminadas a facilitar la experiencia espiritual de los peregrinos en el Santuario”, según ha explicado el Rector del Santuario, el párroco Antonio Jesús Saldaña. 

En las celebraciones eucarísticas se utilizó la liturgia solemne y los textos bíblicos que la Santa Sede ha señalado como rasgo distintivo del carácter patronal de Nuestra Señora de los Desamparados del Buen Retiro del Saliente Coronada. Así mismo, la Santa Misa de Enfermos en la Villa se encamina para que todos los albojenses puedan cumplir con el precepto de participar en la Eucaristía durante la solemnidad del 8 de septiembre. 

Para facilitar la afluencia de los peregrinos al camarín donde se custodia la sagrada imagen, así como para preservar el clima de oración y la tranquilidad de los peregrinos que realizan sus plegarias en el templo, se recuperará el acceso tradicional al mismo. Los peregrinos, en vez de tener que atravesar el templo y la sacristía del Santuario, accedieron directamente desde el claustro con mayor libertad de movimiento y sosiego. Así, el templo ha quedado reservado para los visitantes que desearan un clima de mayor paz espiritual y una contemplación más prolongada de la sagrada imagen. 

Durante este domingo la gente continuó acercándose a visitar a la imagen de La Pequeñica, algo que como es habitual, continuará durante los siguientes días.