Si algo puede ir mal, irá mal, sentencia una de las leyes de Murphy, y es el caso de los concejales del PSOE de Albox, que en el año 2015, de manera masiva, se dieron de baja del partido para pasar a llamarse “Socialistas Albojenses” y luego “Grupo Municipal PSOE-A”, con acuerdo plenario, bombos y platillos, tal vez seguros de poder birlar a la justicia que trata de controlar el transfuguismo político.

Esta argucia chapucera avalada por la secretaria municipal en su momento, así como por el Secretario Provincial José Luis Sánchez Teruel y la Secretaria de Política Municipal del PSOE almeriense, Adela Segura, era para dar cobertura al ex alcalde Rogelio Mena (declara el próximo 10 de octubre próximo por malversación de caudales públicos), quien finalmente tuvo que acatar la sentencia firme que le condenó a 2 años y medio de inhabilitación.

De nada sirvieron las advertencias que en su momento el portavoz del partido Popular realizó en los propios Plenos, donde tuvo que sufrir los ataques y descalificaciones de funcionarios y políticos de turno, toda vez que Pérez Quiles les observaba que lo que estaban haciendo era una temeridad que terminaría en un contencioso administrativo que hoy le da la razón.

El objeto del recurso contencioso-administrativo era el acuerdo adoptado por el Ayuntamiento de Albox en el Pleno extraordinario celebrado en fecha de 28 de julio de 2016, por el que se aprobó cambiar la denominación del “Grupo Municipal de Socialistas Albojenses” por el de “Grupo Municipal PSOE-A”. Para el PP, y así lo ratifica la sentencia consultada por La Comarca, ese acuerdo es nulo de pleno derecho, pues la constitución del Grupo Municipal “Grupo Municipal de Socialistas Albojenses”, operada mediante el acuerdo adoptado en el Pleno Extraordinario de fecha de 26 de junio de 2015, ha de reputarse nulo, pues así se desprende del contenido de la Sentencia dictada en fecha de 15 de julio de 2016 por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA en recurso contencioso-electoral, recurso éste motivado por el cese del anterior alcalde, Rogelio Mena Segura, tras ser inhabilitado mediante Sentencia penal firme, y posterior nombramiento como alcaldesa de Sonia Cerdán Giménez. La única concejal que no dio ese paso por sospechar de las maniobras de sus compañeros, fue Lorena Ibanovich quien se quedó en el grupo mixto.

Pero no queda ahí la cosa, puesto que según los abogados intervinientes, la No Adscripción de los concejales, trae aparejado el hecho por ejemplo, de que tanto los concejales tránsfugas, como el grupo político que conformaron (ahora anulado), no podían percibir remuneración ninguna; aquí se abre la seria posibilidad de solicitar a todos ellos que devuelvan esas cantidades, que solo en sueldos rondan el medio millón de euros, situación que afecta a todos los concejales.

Esa pieza judicial, es el paso a seguir luego de que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Nº 3 de Almería, diera la razón una vez más al partido Popular, en un fallo al que aun se puede recurrir.

La medida también alcanza al concejal socialista que actualmente apoya a Francisco Torrecillas, José Campoy quien en la actualidad continúa percibiendo remuneración como parte del gobierno municipal.