La familia Soto, propietaria de los terrenos que el Ayuntamiento de Albox está expropiando en la Avenida América para la construcción de un parque, niega que este miércoles se produjera agresión alguna al alcalde, Francisco Torrecillas.

Ha sido su portavoz, Esther Soto, quien asegura que “nosotros negamos que se produjera ninguna agresión. Ahora veremos quien había allí de testigo, porque de momento no conozco la versión de nadie que le dé la razón a Torrecillas y asegure que se produjo ningún puñetazo. El llevaba una especie de arañazo junto al ojo, de lo que te hacen las gafas. Cómo se lo hizo, no lo se” asegura la abogada y ex concejal del PSOE albojense.

Soto reconoce que se produjo una discusión “que fue con mi hermana, no con mi hermano”. Añade además que su hermana tuvo que ser atendida por un ataque de ansiedad después de lo sucedido. “Torrecillas tuvo hacia mi hermana un trato vejatorio e indujo a sus agentes a que cometieran un abuso, dándoles ordenes continuas de que mi hermana tenía que irse. Y mi hermana lo único que hizo fue pedirle que le mostrara la orden judicial para entrar en la caseta”.

Esther Soto, hermana de quien Torrecillas asegura que “le dio un puñetazo sin mediar palabra” asegura que “Torrecillas se parodia a sí mismo. Fue un tinglado montado por él, porque nadie le daba la razón. Nosotros le pedimos la orden judicial para entrar, y efectivamente no tenía ninguna autorización. Actúa con desprecio absoluto a la legalidad, a él lo único que le interesa es el Facebook, todo lo que hace es una mediocridad, y lo siento mucho por el pueblo de Albox que no se lo merece”.

La portavoz de la familia propietaria del solar de la Avenida América va más allá; “otro espectáculo más, otro esperpento más. Este señor no puede dejar más bajo el nombre de Albox. Es un auténtico ególatra que se inventa una historia y quiere llevarla hasta el final, y en este caso pasando por encima de la ley”.

Entrevistada por La Comarca Noticias, la letrada niega que su hermano haya sido detenido, como Torrecillas ha asegurado en algunos medios de comunicación. Y en cuanto al procedimiento judicial explica que su familia envió el último requerimiento al Ayuntamiento el pasado 23 de marzo de 2018, en el que se le solicita, “tras la última ocupación ilegal” que por seguridad encinten la obra.

Insisten en que sin aviso ni comunicación alguna, este miércoles Torrecillas “vuelve a cometer un nuevo atropello para con mi familia. No hubo ninguna agresión por parte de nadie. Hubo allanamiento, usurpación y un trato vejatorio hacia mi familia. Esta es la verdad con los papeles en la mano, y Torrecillas no muestra ni un papel”.

La familia Soto ganó la sentencia de 2012 en la que se dice que el solar es de su propiedad y solicitan la expropiación al Ayunamiento. Se abre un contencioso administrativo porque consideran que el procedimiento del consistorio no es el adecuado al ocupar los terrenos. De nuevo el 4 de enero de 2018 solicitan la ejecución de sentencia a pesar de que Torrecillas ya había cambiado cerradura, ocupado el terreno, arrancado olivos centenarios, metidos máquinas en los terrenos. “Algo que nosotros denunciamos y de lo que salen unos diligencias previas por la vía penal, donde ya se le ha tomado declaración al alcalde como imputado por un delito de usurpación, ocupación y daños. Esa es la única verdad, y nosotros tenemos papeles que lo demuestran” concluye Esther Soto.