El próximo mes, el ex alcalde de Albox está llamado a juicio en el Penal Nº2 de Almería.

Es el candidato a encabezar las listas del PSOE de Albox en las próximas elecciones municipales.

El próximo viernes 22 de febrero el ex alcalde de Albox por el PSOE, Rogelio Mena Segura, está llamado a juicio acusado de un presunto delito continuado de prevaricación y malversación de fondos públicos.

Según el relato del Ministerio Fiscal, Mena realizó “determinados desplazamientos por actividades ajenas a su cargo público, cargando los gastos derivados de los mismos, alojamiento y manutención según las ocasiones, a la cuenta de las arcas municipales”.

En el procedimiento penal el Ministerio Público interesa 18 meses de cárcel y 11 años de inhabilitación especial para cargo público, además del pago de una multa de ocho meses con cuota diaria de 20 euros.

A pesar de la complicada situación judicial de Rogelio Mena, este pasado martes el Secretario General del PSOE de Albox Francisco Carrillo, aseguró a La Comarca, que Rogelio Mena será el candidato del partido socialista de Albox en las próximas elecciones municipales de mayo, pese a la imputación que pesa sobre el dirigente ugetista y sin haberse llevado a cabo la Asamblea Local de designación de candidatos, tal y como aseguraron a este medio desde la Ejecutiva provincial.

Las declaraciones de Carrillo han provocado controversia en el seno del partido en la provincia de Almería, quienes niegan que haya oficialmente designado ningún candidato, ni en Albox, ni en ningún municipio de menos de 20.000 habitantes, excepto Carboneras.

La unanimidad de la Ejecutiva Local en la elección de Mena como candidato, también ha sido puesta en cuestión por miembros de esa propia Ejecutiva, que han negado haber participado de una reunión donde se produjo esa supuesta elección, desmintiendo de esta manera a Tito Carrillo después de sus declaraciones a La Comarca.

El juicio será el viernes 22 de febrero en el juzgado de lo Penal Nº 2 de Almería, y todo apunta, a que el PSOE de Albox podría repetir errores del pasado. Una situación similar se vivió en el año 2015, que acabó con la inhabilitación del edil y la no-adcripción de nueve concejales, lo que le terminó costando la alcaldía al PSOE.