La Justicia lo absuelve de la acusación de los gastos de viajes y dietas.

El Juzgado de lo Penal 1 de Almería ha absuelto al exalcalde de Albox Rogelio Mena de un delito continuado de malversación y otro de prevaricación administrativa por el presunto mal uso de fondos públicos durante su etapa como primer edil a través de viajes y dietas.

Fuentes judiciales han confirmado a Europa Press la sentencia absolutoria toda vez que el exalcalde –que gobernó bajo las siglas del PSOE hasta 2015– ha saludado el fallo en un comunicado, dado que defendió ante la juez que los viajes que realizó a Madrid y Burgos entre 2013 y 2014 y que sufragó con más de 2.000 euros de dinero público estaban “coordinados” para “optimizar” los recursos municipales, ya que en los mismos sirvieron para acudir a encuentros de negociación con la empresa Gestagua así como para asistir a otras actividades.

El exalcalde se enfrentaba a ocho años de inhabilitación, 18 meses de prisión y otros ocho meses de multa a razón de 20 euros de cuota diaria, costas así como una indemnización al Ayuntamiento de Albox de 2.010,83 euros según la petición de la Fiscalía, a la que “correspondía” la probanza de los hechos sobre los que se sostenía la misma, “no pudiendo presumirse un móvil ilícito o un ánimo de lucro implícito en la conducta de un representante público por el hecho de serlo”.

Así, la juez ha considerado que, a partir de la prueba testifical, ha quedado demostrado que existía “un problema de suma importancia” en relación al suministro público de agua, que “requería de una especial atención por parte del alcalde, y que el mismo fue resuelto en el transcurso de poco más de un año; aquel en que efectivamente se realizaron tales viajes”.

En esta línea, considera que la acusación pública no ha acreditado que los viajes se realizaran “en beneficio propio, recibiendo dietas por ellos en beneficio personal”, pues la realización de actividades personales de distinta índole a las laborales en la misma jornada “no es más que una optimización de recursos y en nada desvirtúa la razón de tales viajes”, en concordancia con la tesis de la defensa.

La magistrada señala la “creíble y persistente” declaración de Mena al respecto, que fue “confirmada” por las declaraciones de los testigos a las que se suma un informe efectuado por la Intervención General del Estado, lo que no permite sostener una opinión “fundada acerca de la legalidad o ilegalidad de las dietas cobradas”.

En cuanto a un posible delito de prevaricación, considera la juez que “no se ha probado que el acusado, suscribiera ninguna resolución administrativa, ni siquiera que la adoptara en forma verbal, a sabiendas de su injusticia, en el marco de un plan ideado por el mismo para la comisión de la ilegalidad denunciada”, apunta la juez.

Igualmente, ha rechazado que el exalcalde, que ha estado defendido por los letrados Ramón Alemán Ochotorena y Ricardo Peinado, obtuviera un “enriquecimiento injusto” con su forma de proceder, ya que, al contrario, supuso “cierto ahorro para las cuentas municipales”.

“OPTIMIZACIÓN” DE LOS VIAJES 

Mena explicó que sus reuniones con Gestagua en Madrid para solucionar los problemas de agua en Albox las hacía “coincidir con invitaciones” a otros actos, de modo que el objeto de sus viajes quedaba reflejado “en el orden mediático” a través de noticias en prensa.

“Me invitaban a actos culturales, presentaciones de libros, los actos del 12 de octubre de la Guardia Civil o a la procesión de una virgen”, dijo en sala el exprimer edil de Albox, quien también explicó que asistió a varios actos relacionados con UGT, formando parte del sindicato.

El acusado, que fue condenado a dos años y medio de inhabilitación por otra causa de la que ya ha sido rehabilitado tras cumplir la pena, narró que durante su estancia de tres días en Madrid en junio de 2013, por el que percibió 346,79 euros, se debió a que recibió una invitación de MCA-UGT de Industria, que tuvo lugar en Melia Castilla y se acompañó de una actuación de Gospel Factory Oficial, lo que vio como una oportunidad para su municipio porque “a esos actos nacionales e internacionales acuden representantes de empresas”.

En esta línea, incidió en su condición de alcalde para efectuar un segundo desplazamiento en octubre de 2013 en el que acudió a Madrid y Burgos, por los que percibió 294,5 y 199,54 euros, respectivamente, coincidiendo con la celebración del Congreso Federal de UGT la segunda ciudad.

“Allí pude contactar con el director de Holcim España y le saqué 17.000 kilos regalados para hacer el acerado de mi municipio al templo de El Saliente. Eso es mucho más que la dieta que me ha pagado el Ayuntamiento”, manifestó Mena, quien aseguró que su presencia en dicho congreso le permitió entablar conversación con los directores de recursos humanos de Renault o Iveco, a los que puso “en contacto” con concesionarios de Albox para que “ampliasen o se implantasen en la localidad”.

El exalcalde aseguró que las invitaciones obedecían a sus contactos, ya que según ha recordado, él mismo fue representante sindical en las negociaciones de Santana y responsable de automoción del sindicato, si bien insistió en que siempre era llamado por su condición de alcalde y no por ser él mismo en base a otras facetas, aunque no ha podido precisar si había otros alcaldes en este tipo de encuentros.

Según han detallado fuentes de la defensa en relación a la sentencia, contra la que cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Almería, no se han encontrado pruebas de cargo para desvirtuar la presunción de inocencia de Mena y ha encuadrado sus viajes en su afán de “conseguir un acuerdo con el que zanjar el problema de agua que tenía la localidad de Albox”.

Se considera que no se ha acreditado “un comportamiento arbitrario o destinado a infringir la ley mediante la adopción de ninguna resolución, ni que en el ejercicio de su función como administrador público el acusado se excediera en el ejercicio de sus funciones causando un perjuicio en el patrimonio público”.