Imagen del acuerdo firmado a tres bandas en el Ayuntamiento de Albox

Mientras prometían soluciones a sabiendas que no lo iban a hacer, los albojenses pagan el agua más cara de España

Cuando Francisco Torrecillas asumió como alcalde de Albox, aseguró que se ocuparía del problema del agua, porque “una cosa es el negocio y otra la usura”, según dijo el edil.

Casi tres años después, el agua que pagan los albojenses es de lejos la más cara de la provincia, duplicando o triplicando su precio, con respecto a pueblos vecinos. Un albojense paga tres veces más que un vecino de Arboleas o Fines. Y Torrecillas, quién prometió resolverlo, no ha hecho nada al respecto en tres años de alcalde.

A Torrecillas nunca más se le escuchó decir nada del agua, y los albojenses siguen presos de una situación que en 2014 podía haberse evitado, pero no fue así.

La concesión de la empresa Gestagua finalizaba en el año 2014, pero el PSOE de Rogelio Mena decidió prorrogar el acuerdo 30 años más. El motivo de esta prórroga, según ha denunciado el Partido Popular en infinidad de ocasiones, es el préstamo encubierto de unos 7 millones de euros que la empresa Gestagua hizo al gobierno municipal del PSOE y que en la actualidad se ha bajado a 6 millones, una deuda que sigue colgada a las espaldas de los vecinos.

Esa deuda se bajó, porque los vecinos de Albox pagan el préstamo en sus recibos mensuales de agua. Pero a pesar de esas denuncias, nadie nunca ha hecho nada por bajar el precio de esos recibos que incluye un canon de depuración de aguas que si bien pagan todos los vecinos, ese dinero no vuelve en inversiones, lo que se traduce en un fraude millonario.

Ahora, años después, hemos descubierto que la empresa a la que representa Torrecillas “Aguas del Almanzora S.A”, venía haciendo negocios con Rogelio Mena, desde que éste era alcalde de Albox.

Ha llegado a manos de esta redacción, el convenio firmado a tres bandas, en 2013, por el entonces alcalde Rogelio Mena, el representante de Gestagua, y el actual alcalde Francisco Torrecillas como representante de la mercantil AGUAS DEL ALMANZORA, donde se sella un acuerdo, muy beneficioso para las partes intervinientes, pero que atenta contra los intereses y los bolsillos de los vecinos.

Ahora podemos comprobar que la “amistad” y los “intereses” que comparten Rogelio Mena y Torrecillas vienen de antes y así lo refrenda el convenio que aquí publicamos donde claramente aparecen las partes implicadas, por lo que están condenados a entenderse.

A Torrecillas se le escapó el detalle del agua; hoy en día es juez y parte, tiene relación de pertenencia con la empresa del agua y a la vez es alcalde de Albox.

A estas alturas al menos no parece demasiado garantista que el regidor esté sentado de los dos lados del mostrador, haciendo “negocios” con el dinero de los albojenses.