En el Pleno del pasado jueves 25 de octubre, nuevamente se escuchó al alcalde de Albox Francisco Torrecillas, verter amenazas sobre el responsable de una administración.

Esta vez el destinatario de tales advertencias, fue el Delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, quien según el primer edil albojense, “hace más de un mes que no le coge el teléfono”.

“Conozco la manera de que me atiendan”, dijo Torrecillas, en alusión a hace unos meses cuando hizo público a través de su muro de facebook, el número de teléfono del Delegado de Salud.

Entonces fue a cuenta de la posible pérdida de servicios en el centro de salud de Albox. Ahora, es por la legalización de las parcelas del Polígono Norte del municipio, suelo calificado como rústico, donde no pueden llevarse a cabo actuaciones que permitan el desarrollo del municipio.

Las palabras del alcalde fueron reprobadas por el portavoz socialista Tito Carrillo, quien le recordó que las “amenazas no son la herramienta que permita abrir las puertas de las administraciones”. “Ya sabemos de lo que usted es capaz” dijo Carrillo, quien aseguró que la política de Torrecillas es de “cohetes, pan y circo”.