Francisco Torrecillas saliendo la mañana de este jueves del Juzgado Nº1 de Huércal Overa.

La mañana de este jueves ha declarado por la comisión de dos supuestos delitos: contra el honor y por infidelidad en la custodia de documentos públicos y apropiación indebida.

El alcalde de Albox se presentó esta mañana en los Juzgados Nº3 y Nº1 de Huércal Overa a las 10 y a las 11 de la mañana, respectivamente. 

En el primer caso, el alcalde de Albox tenía que declarar por un posible delito contra el honor, después de una denuncia interpuesta por concejales socialistas de Albox. Acompañado de su abogado, el edil se negó a declarar ante las preguntas del letrado de los denunciantes. La declaración comenzó pasadas las 10 y media de la mañana y se extendió por el término de una hora, por motivos técnicos.

Pero sin duda, la declaración de más calado, es la que una hora más tarde tenía que realizar en el Juzgado Nº1 de Huércal Overa, a cuenta de la pérdida de documentación pública; un supuesto delito de infidelidad en la custodia de documentos públicos y apropiación indebida.

También aquí el alcalde de Albox se negó a responder a las preguntas de los abogados de las partes (a la abogada del trabajador que recibió la documentación referida y el abogado de CILUS). Pero Torrecillas no pudo rehuir las preguntas del Juez, quien le habría recordado al edil que ya había tomado testimonio a otros testigos, “los alcaldes son los últimos que se citan, siempre que se considere necesario”.

El alcalde albojense en su declaración afirmó que “no le consta que en el mes de agosto (2016) le indicaran (CILUS) que no utilizara las siglas. Que no lo han desvinculado de ese partido político, que no recibió ningún escrito y que no dio la orden a un trabajador para que le diera a él el correo directamente”. Torrecilllas dijo al juez que “ni conocía a ese señor”, en referencia al empleado que recibió la correspondencia que contendría la desafectación de Torrecillas de CILUS, carta que ya hemos publicado en La Comarca Noticias y que hasta dos veces al Ayuntamiento y una a su domicilio particular, hicieron llegar desde la dirección nacional de ese partido.

En cuanto a las subvenciones recibidas por CILUS (a día de hoy unos 42.500 euros) Torrecillas negó estar desvinculado de ese partido, aunque en la actualidad mantiene un juicio por la marca CILUS, lo que podría traer aparejada la situación de que ese partido no pueda presentarse a las próximas elecciones hasta que se dirima quién es el poseedor del nombre. En este punto hay que tener en cuenta que si Torrecillas no pertenece a CILUS, no podría estar cobrando ninguna asignación como partido político.

Al finalizar, el magistrado también le subrayó a Torrecillas que “devolver el dinero, es un atenuante en estos casos”, en una clara referencia a un supuesto delito de apropiación indebida ya que a septiembre de 2018, Torrecillas, al parecer siendo No Adscrito, ha cobrado 37000 euros como grupo político, a los que se sumarían unos 7500 euros más cobrados a día de hoy.

Torrecillas ha comenzado el paseíllo judicial, con varios frentes judiciales por delante.