El municipio de Albox en estos últimos años se ha convertido en un gran sainete donde cada uno hace lo que quiere, a pesar de las denuncias de los juzgados y los acuerdos a los que se lleguen en las sesiones plenarias.

Este jueves a las 20,30 horas y después de más de 7 meses se convocó a un Pleno Ordinario, lo que a priori ya es una irregularidad puesto que debe convocarse cada dos meses como máximo. En la sesión plenaria, se presentaron y se votaron una serie de mociones llevadas por los grupos de la oposición, encargados de reencauzar una situación que el mismo PSOE generó, cuando decidió convertir en alcalde a Francisco Torrecillas, a pesar de haber obtenido en las últimas elecciones municipales, dos mil votos más que el ex presidente de Alianza Popular.

Ahora los socialistas, después de romper el pacto de gobierno, desde la oposición, pretenden recortar las competencias del alcalde y por ello este jueves, entre otras cosas, apoyaron la moción presentada por el Partido Popular, para que se dejen de ejecutar obras, hasta que el Pleno, es decir, los representantes de los albojenses, sepan de qué obras se tratan, con qué presupuesto se cuenta y cuáles son los trabajos que se van a realizar, cuestiones básicas en el desarrollo democrático de cualquier administración. En ese sentido este jueves se mencionaron los trabajos en la Plaza Mayor, Avenida América o el Convento de las Monjas. En el caso de la plaza (lo que provocaría el traslado del mercado de los martes) se le preguntó directamente a Torrecillas acerca de los trabajos que se van a llevar a cabo y que comenzaron este mismo jueves. Pero lejos de precisar datos, Torrecillas argumentó que “se están haciendo tareas de mantenimiento”, algo que no convenció a 15 de los 17 ediles de la corporación que mayoritariamente votaron para que se paren los trabajos hasta tanto se sepa lo que se va a hacer y si se ajusta a la normativa.

La sorpresa saltó la mañana del viernes cuando lejos de acatar el acuerdo plenario, al menos dos operarios continuaban trabajando en la Plaza Mayor y otros en el Convento; todo lo contrario de lo que se había decidido horas antes en el Pleno deliberativo.

Ahora es de esperar que desde los partidos se tomen las medidas legales correspondientes que podrían acabar en los juzgados toda vez que el alcalde, de facto, ha desobedecido un acuerdo tomado por la mayoría.

El PP responsabiliza al PSOE por haber “regalado” la alcaldía a alguien que no cree en la democracia

“La actitud de Torrecillas en términos políticos, es responsabilidad de los concejales socialistas de Albox quienes le regalaron la alcaldía, sin tener en cuenta las consecuencias nefastas para nuestro pueblo y para nuestra democracia”, dicen desde el PP, quienes no dan crédito a lo que está sucediendo en Albox.

“Cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo, ahora al parecer tampoco tiene validez lo que decidimos en los Plenos, puesto que el alcalde, una vez más hace lo que quiere. El partido socialista, quien ha creado este problema, tiene la responsabilidad política y democrática de desarmar el lío que ha creado, solo por defender los intereses oscuros del condenado Rogelio Mena y sus amigos. No pueden permitir este sinsentido ni dejar que Torrecillas continúe creando el caos y persiguiendo a los vecinos”, finalizan desde el PP.