Juan Pedro Pérez Quiles, portavoz del PP en el ayuntamiento de Albox, fue amenazado e injuriado el pasado 20 de marzo cuando llegaba a su casa. El agresor, contra el que el juez ha dictado una orden de alejamiento, es el empresario Francisco Sánchez, investigado junto al exalcalde del PSOE José García y un funcionario municipal, por el posible desvío de hasta 1,7 millones de euros de las arcas del consistorio entre 2007 y 2013. El concejal lleva años tirando del hilo de una trama por la que ya fue inhabilitado el también regidor socialista Rogelio Mena, exsecretario de Ideas de Susana Díaz.

 “Eres un hijo de puta, eres un cabrón, me has arruinado la vida, me has arruinado la empresa, estoy perdido y todo me da igual; tienes dos hijas, tienes tu mujer y yo estoy perdido y no te lo perdono (…) si mi mujer tiene que ir al médico otra vez, te vas enterar”.

Era cerca de la medianoche del pasado lunes 20 de marzo. Juan Pedro Pérez Quiles, portavoz del PP en el ayuntamiento de Albox, estaba aparcando el coche cerca de su domicilio. “Venía de una entrevista en directo en una televisión local donde hablé de la existencia de unas facturas municipales a favor de una empresa que no están justificadas. Y de repente, me encuentro con el dueño de esa empresa que viene hacia mí y me acorrala en el coche soltándome todo tipo de insultos. Creí que acababa allí mismo conmigo”, cuenta el concejal popular.

Las injurias y las amenazas son las que aparecen reflejadas arriba, y constan en la denuncia que presentó dos días más tarde ante la Guardia Civil, tramitada después a un juzgado de Huércal Overa. El juez ha dictado, provisionalmente, una orden de alejamiento contra el empresario Francisco Sánchez García, titular de Alcaina Estudios de Ingeniería SL, prohibiéndole acercarse al edil, a su mujer y a sus hijas “a una distancia mínima de 200 metros de su persona, domicilio y trabajo”.

“Como no paraba con las amenazas quise llamar allí mismo a la Guardia Civil, pero lo que hice fue conectar la grabadora, donde quedó reflejado todo lo que me dijo”, añade Pérez Quiles, que lleva seis años intentando desvelar “una trama de corrupción entre la antigua corporación socialista y este empresario, que tiene vínculos familiares con un histórico dirigente local del PSOE”. Se refiere a Francisco Pérez Conchillo, ex alcalde y concejal socialista –lleva en la corporación municipal desde 2007, aunque ya fue alcalde del municipio en los años 80–, cuyo yerno, Juan José Sánchez, aparece como socio de su hermano en Alcaina Estudios de Ingeniería SL. Así lo hace constar en un escrito dirigido a la Fiscalía de Almería el pasado 3 de abril en el que solicita se investigue a la antigua corporación municipal y a la empresa Alcaina por los posibles delitos de “fraude, tráfico de influencias, prevaricación y malversación (…) al haber sido adjudicados contratos sin seguir los procedimientos legales (…) por importe de 1.705.955,62 euros a la empresa del yerno de Francisco Pérez Conchillo, teniente de alcalde y concejal del equipo de Gobierno de Albox desde mayo de 2007”. En la actualidad, el municipio está gobernado por un alcalde de Ciudadanos Libres Unidos (Cilus) y apoyado por Socialistas Albojenses, nombre que adoptaron los concejales del PSOE tras la inhabilitación del alcalde Rogelio Mena, que rigió el ayuntamiento entre enero de 2013 y marzo de 2016.

Pérez Quiles refleja en su denuncia a la fiscalía la existencia de 24 facturas presentadas por la mercantil Alcaina Estudio de Ingeniería y pagadas por el Ayuntamiento de Albox entre 2008 y 2013, por distintos contratos y adjudicaciones de los que no le consta que exista expediente administrativo alguno.

Parte de esas facturas ya fueron estudiadas por el Juzgado Mixto número 3 de Huércal Overa, que en un auto del siete de julio de 2016 procesó por cuatro delitos de prevaricación y otros tantos de malversación al exalcalde socialista José García Navarro y, como “cooperadores necesarios”, al funcionario Jorge Perán y a Francisco Sánchez, como “representante legal” de la mencionada empresa. Asimismo les imputa tres delitos de falsificación en documento público. Todo ello por un monto aproximado de 1,4 millones de euros.

El auto es “demoledor”, en palabras de Pérez Quiles. El juez da cuenta de las “numerosas irregularidades llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Albox cuando era su alcalde José García Navarro”. El investigado estuvo al frente del consistorio desde 2007 a 2013, cuando dimitió por razones “estrictamente personales”; oficialmente alegó “falta de ilusión”. La diligencia judicial señala cuatro proyectos adjudicados “a dedo, sin la tramitación de los correspondientes procedimientos administrativos”. De los cuatro, dos fueron realizados, pero hay otros dos de los que ni siquiera se llegó a realizar la obra prevista.

El primero de ellos, más conocido como ‘caso rambla’, se refiere a los muros de contención de la rambla de Albox a su paso por el núcleo urbano. El juez destaca que se adjudicó a la mercantil Alcaina Estudios de Ingeniería, “por 374.940 euros (…) sin que exista expediente administrativo real”. De hecho, destaca que “para tapar esa ilegalidad se fabricó por los investigados posteriormente el expediente administrativo”. Y apunta “irregularidades de tal envergadura” como que en el documento que se presentó a posteriori “hace referencia a una normativa legal que no existía en el momento en que se ‘fabricó’ el expediente”. También hace referencia a otras mercantiles “que han negado expresamente que presentaran propuestas para tal proyecto”. Pero hay un detalle mucho más contundente: la empresa Alcaina “ni siquiera existía cuando supuestamente se realizó con ella el contrato administrativo”, se lee en el auto.

También es llamativo el segundo proyecto, la construcción de una depuradora de aguas residuales en el Llano de los Olleres, una pedanía de Albox, que ni siquiera llegó a construirse. Pero Alcaina sí se embolsó “por orden del alcalde, 371.200 euros en fecha 10 de agosto de 2009”. Carlos Guillén, vecino del Llano de los Olleres, es uno de los afectados: “llevamos años esperando a que nos construyan la depuradora. Es la reclamación fundamental de los vecinos de esta pedanía. Con Granero, un alcalde del PP que gobernó antes de García Navarro, se hizo la acometida de aguas, pero no ha valido para nada. Ahí siguen las tuberías, esperando a que un día se puedan unir a la depuradora”.

Precisamente, otro proyecto referido a la construcción de conducciones de abastecimiento de agua, por un valor de 377.600 euros, sí se llegó a realizar, pero el auto del juez dice que “fue adjudicado a Alcaina y en este caso no consta en la Secretaría del Ayuntamiento expediente alguno, verdadero o falso, que se refiera a la adjudicación del mismo”.

El cuarto proyecto, del que los vecinos de Albox no han visto que hayan puesto ni un ladrillo, se refiere al edificio del Espacio Escénico de Albox, por el que el ayuntamiento pagó, entre los meses de febrero de 2009 hasta mayo de 2012, “la cantidad total de 301.087 euros”. En este caso cabe destacar que no figura la empresa de Sánchez como adjudicataria sino un arquitecto, Adolfo Soto. El juez indica en su auto que “el citado arquitecto (…) no tenía conocimiento de la existencia del expediente por el que se le adjudicó el proyecto, que no presentó ninguna propuesta y que la oferta que consta en el expediente es falsa”.

El portavoz del PP explica que “cuando llegue el juicio oral, es posible que salgan a relucir otros implicados. Desde luego, está claro que los ‘dos o tres papeles’ de los que hablaba Susana Díaz y que durante años me negó el entonces alcalde Rogelio Mena, escondían una auténtica trama prevaricadora”. El exalcalde Rogelio Mena fue inhabilitado en junio de 2015 durante dos años y medio –la sentencia se ejecutó en marzo de 2016– por denegar de forma “sistemática” a la oposición las facturas y los supuestos expedientes de contratación existentes en el archivo municipal.

Pero incluso tras la inhabilitación de Mena, el ayuntamiento le siguió denegando a Juan Pedro Pérez Quiles los expedientes de contratación y adjudicación de Alcaina Estudios de Ingeniería. Así, en octubre de 2016, tal como se refleja en la denuncia a la fiscalía, el ayuntamiento desestimó la petición “por fatla de claridad, concreción y exceso de la misma”. No deja de ser sorprendente que quien denegó esta solicitud de información fue precisamente el suegro de uno de los socios de Alcaina, el ahora concejal y teniente de alcalde Francisco Pérez Conchillo, que actuó en calidad de alcalde en funciones. Pérez Conchillo niega tener “ningún tipo de relación con la empresa Alcaina”, y remite al anterior alcalde, José García, como “el que sabía lo que se firmaba y lo que no”. Puestos en contacto con dicho edil, este ha declinado hacer ningún tipo de declaración a la revista: “el tema está en manos de la justicia”. Francisco Sánchez, administrador de Alcaina, colgó directamente el teléfono al redactor de la revista.

Finalmente, y tras insistir en su petición, el portavoz popular logró que se emitiera un informe por parte de la secretaria municipal, Eva Cano, el 28 de octubre de 2016. En él se lee que no le consta “la existencia de expedientes de contratación relacionados con las facturas que parten de la solicitud del portavoz del PP, lo que no quiere decir que no existan, sino que desconozco si se han tramitado o no los expedientes”.

Sí le constan al concejal del PP la existencia de algunas facturas correspondientes a contratos de obra menor que, si bien pueden considerarse como legales, “dan cuenta de la manera de obrar del ayuntamiento con la empresa de Francisco Sánchez, un estudio de ingeniería que es capaz de realizar un vídeo promocional del pueblo por un importe de 8.700 euros, IVA incluido”. Este periódico ha contrastado con una empresa audiovisual de la comarca cuál sería el coste de un vídeo de tales características: “No más de 300 euros”, señala el responsable de la empresa. “Ya no es que la factura esté totalmente inflada –añade el popular Juan Pedro Pérez Quiles– es que si ves el vídeo es como si hubieran cogido las fotos de tus mejores recuerdos de Facebook y les hubieran puesto un poco de música. Es patético”.